Crónica deportiva de Guatemala

Ver todos los articulos de Crónica deportiva de Guatemala
Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva
Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva
Escribe: Redacción Guatemala

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

Redacción Guatemala
El 14 de enero habrá nuevo presidente del Congreso de la República, pero los retos no cambian. La tarea es pesada y complicada, sobre todo, si se quiere hacer bien el trabajo y mejorar la imagen

El 14 de enero habrá nuevo presidente del Congreso de la República, pero los retos no cambian. La tarea es pesada y complicada, sobre todo, si se quiere hacer bien el trabajo y mejorar la imagen de la institución del Estado más desprestigiada. En estos diez meses se ha comprobado, a pesar de algunos avances, que la vieja política y sus oscuras prácticas prevalece.

 


 

El diputado Oscar Chinchilla (Creo) surgió de la nada con el apoyo del oficialismo (FCN-Nación), y derrotó sin problemas a Mario Taracena Díaz-Sol, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), quien pagó así su particular estilo de dirigir el Congreso, que le dio popularidad entre la opinión pública, pero enemigos dentro el Organismo Legislativo.

 

El próximo año será de trascendencia en materia legislativa, especialmente por la discusión de la reforma constitucional, pero también por varias leyes que serán polémicas por su efecto social y económico. Pero para este organismo del Estado hay retos vitales.

 

Este año se hizo un primer esfuerzo por transparentar las contrataciones de personal y salarios en el Congreso. También se aprobaron algunas leyes; sin embargo, son demasiado claros los indicios de que la vieja política domina la actividad parlamentaria, rodeada siempre de corrupción, tráfico de influencias, falta de transparencia y contubernios debajo de la mesa.

 

La reunión el pasado fin de semana en la finca presidencial Santo Tomás, con la participación del presidente Jimmy Morales y algunos jefes de bancada, no hizo más que recordar la siempre cuestionada actitud de los mandatarios, quienes recurrían a esta práctica cuando necesitaban acuerdos bajo la mesa por intereses partidarios o particulares.

 

Por más que se intente desviar la atención de esa reunión sobre la integración de la planilla oficialista, se sabe que también hubo otros temas en la conversación, entre ellos, la aprobación de la concesión para la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ), la aprobación del presupuesto y la forma de mantener la alianza entre oficialistas y los partidos minoritarios.

 

Ahora veremos a la UNE en su papel de oposición en el Legislativo, lo que anticipa tormentas más que soluciones.

 

El listado clave

 

1.- Transparencia: La mala noticia es que la nueva directiva se estrena con esa vieja política de contubernios marcados por la opacidad. Por lo tanto, el mayor reto en el muy corto plazo será demostrar que la transparencia debe imperar. Taracena logró avances importantes, pero, aun así, falta más por hacer en esta materia. 

 

Este campo cubre muchos aspectos y pasa transversalmente por todas las actividades, primero de la Junta Directiva, su Presidente, y luego por todos los diputados. Viajes, inversiones, contrataciones y manejo del presupuesto estarán también bajo la lupa.

 

2.- Comisiones de Trabajo serias: No se dice o sabe mucho de las diferentes comisiones de trabajo, pero en la práctica pocas cumplen a cabalidad con sus funciones. El tráfico de influencias principia en ellas. Hay poca responsabilidad en el trabajo de la mayoría, y sirven de herramienta de chantaje para ministros y funcionarios, a quienes se cita continua e irresponsablemente.

 

3.- Burócratas: El presidente saliente avanzó bastante en la dirección correcta, pero ahora es necesario continuar la tarea hasta reducir el número de empleados a lo necesario. Lo primero es no recurrir a la práctica de numerosas contrataciones que se hacían con cada directiva para favorecer a diferentes diputados.

 

4.- Buenas leyes: Los diputados deben aprobar leyes con calidad. Se han justificado siempre diciendo que esta legislatura trabaja más que las anteriores, pero la calidad de las leyes aprobadas es mediocre. Resulta preciso imponer la transparencia y dejar de aprobar iniciativas para beneficiar a sectores o empresas.

 

5.- Independencia de poderes: Labor que puede parecer más que complicada, pero es indispensable para dar estabilidad política a la democracia. El Congreso está llamado a fiscalizar a los poderes Ejecutivo y Judicial, pero no debe hacerlo por medio de chantajes, sino de manera auténtica y transparente.

 

Por venir…

 

Las discusiones en el Hemiciclo se han enfocado en no tocar los intereses de la clase política, en temas como la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), e incluso en la Ley Orgánica del Organismo Legislativo (LOOL).

 

Aunque se han aprobado leyes que han estado engavetadas por mucho tiempo, estas han sido desempolvadas, mas no así aprobadas en su integridad, es decir, solo lo que se conviene y no necesariamente a la población, sino a los miembros de la octava legislatura.

 

El Congreso ha tenido un leve reconocimiento de parte de la población; empero, nada indica que haya un cambio contundente dirigido a mejorar el sistema político del país.

 

Es por ello que expertos y analistas políticos coinciden en que los retos son grandes y complejos y, si no se enfrentan adecuadamente, no descartan que las movilizaciones empiecen el próximo año, esto para una depuración del Congreso, por su ineficacia y falta de compromiso con el pueblo de Guatemala.

 

Gatopardismo

 

Tal como lo expone Giuseppe Tomasi en su novela El gatopardo, en donde subraya que se debe cambiar algo para que nada cambie; es decir, si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie. Es una de las posturas que tienen algunos expertos sobre lo sucedido este año en el parlamento.

 

Álvaro Pop, analista independiente, explica que la presente legislatura llegó con la responsabilidad de empezar un proceso de transición con reformas políticas y enfrentar grandes retos y rezagos que el sistema político tiene.

 

Sin embargo, subraya que esa responsabilidad le quedó grande, pese a los avances que pudo tener con Taracena. Me parece que todavía dio muestras de ser un Congreso con más de lo mismo, y recuerda el movimiento fuerte de transfuguismo al principio de la legislatura y antes de entrar en vigor las reformas a la Ley de Régimen Interior.

 

Esta legislación en el Congreso fue gatopardista, se realizaron cambios, pero lentos, o son leyes sin impacto para el desarrollo del país y la lucha contra la corrupción. Sí hubo esfuerzos, pero fueron pocos, resalta Jorge Wong, analista político y catedrático universitario.

 

Sin embargo, para otros expertos los avances deben de venir en aumento y catalogan que este primer año fue positivo, José Carlos Sanabria, analista de la Asociación de investigación y Estudios Sociales (Asíes), ve avances importantes en la aprobación de leyes.

 

José Gabriel Jiménez, miembro del comité técnico de Congreso Transparente (CT), comenta que ha habido muchos avances, en donde han caminado temas que llevaban años engavetados, temas como el servicio civil, reformas a la ley orgánica del legislativo.

 

Wong agrega que debe de haber más transparencia en ejecución del gasto, negociaciones más abiertas para que el ciudadano esté enterado de lo que sucede en el Legislativo, así como trabajar en los problemas nacionales como salud, educación y, sobre todo, para combatir la corrupción. Avanzaron con la ley de servicio civil, pero se debe de mejorar.

 

Asimismo, el analista Sanabria resalta que el congreso tiene un pendiente que es mejorar los servicios de control y fiscalización, principalmente, al Ejecutivo. Tiene que ser un congreso proactivo para no caer en vicios tradicionales, como lo es utilizar estos espacios para chantajes.

 

 

Escenarios

 

De no concretarse estos cambios, los panoramas para el Congreso de la República se pueden tornar complicados, debido a que la población solicitará una depuración urgente de este organismo y, como ejemplo, los expertos ponen las manifestaciones en la plaza que se hicieron el año pasado.

 

Jiménez, de CT, indica que si el Congreso no da cambios correctos a favor de la ciudadanía, esto sería una bofetada a la población, porque existe mucha expectativa de cambio, desde lo que se dio el año pasado, y el congreso es una de las entidades que menor confianza tiene de la ciudadanía y esto aumentaría.

 

Algunas organizaciones se han empezado a plantar al Congreso pidiendo apoyo del presupuesto del próximo año, y, así como esas personas, pueden llegar más para pedir cambios, se tienen antejuicios, podría haber no solo manifestaciones y reclamos, sino una depuración del Legislativo.

 

Es por ello que Wong considera que, de no tener cambios contundentes, se puede esperar que salga la ciudadanía a la calle pidiendo una depuración del Congreso. En el 2015 salieron a la calle, este año es un periodo de duda, la presión de la ciudadanía, medios y opinión pública está haciendo efecto y esto se irá aumentando si no se tienen cambios.

 

Desde el punto de vista de Pop, las cosas en el parlamento guatemalteco seguirán igual; sin embargo, subraya que su anhelo es que en los próximos meses se pueda ampliar esa capacidad y conciencia ciudadana, y en consecuencia poder tener un diálogo con la sociedad organizada, desde lo rural hasta lo urbano, para buscar una presión a la clases política que permita cambios.

 

Es razonable lo que dicen los analistas, que es momento de hacer cambios sustantivos, y que los cambios relativos que se dan no funcionarán, pero esto debe empezar en algún lado y no se observa, por lo que se debe iniciar un proceso de transformación, que incluya el sector empresarial, pero todos están muy a la defensiva de sus intereses, concluye Pop.

 

De alguna manera la crisis de representación y confianza que tiene el congreso se agudizaría, y esto podría generar escenarios de descontento e insatisfacción, al punto que los ciudadanos asistan y manifiesten, pero los diputados tienen una oportunidad histórica para revertir esta caída y pérdida de credibilidad ante la ciudadanía, y esto, en este momento, es la lectura política que deberían de estar haciendo muchos diputados en función de tratar de ver que la ciudadanía necesita cambios.

Escribe tu comentario

Articulos relacionados