El albornoz de Carmen Villalobos se abre recién salida de la ducha

Sensual y provocadora

Los despistes de Carmen Villalobos desde que anunciara su próxima boda son un no parar. Ni se sabe dónde tiene Carmen la cabeza ni lo próximo con lo que va a sorprender. Y eso que hasta el día de hoy la cosa no había pasado a mayores y todo había quedado en menudeces. Pero los nervios son los nervios y Carmen está nerviosa. 

Entre trabajo y preparativos a Catalina Santana no le da la vida para todo lo que le tiene que dar. Publicidad, localización de evento, contrato de wedding planner y algún fin de semana de asueto para poder respirar, y aun así, imposible controlar todo lo que necesita tener controlado.

Y es que se ve que en una de esas sesiones de publicidad a las que Carmen presta imagen y nombre, la actriz se ha visto obligada a llevar un albornoz por eso de las exigencias del guion. Que si guion, que si baño y que si bañera. Que si albornoz para hacerlo más creíble y postura de las de no imitar porque sólo ella puede. Y como el asunto estaba quedando demasiado serio y falto de atractivo, no sabemos si por accidente o por decisión, Carmen ha decidido abrir su albornoz.

Y ya con la caída de la prenda sobre los hombros la imagen parece otra cosa, infinitamente más sensual y provocadora. Si le sumamos la forma en la que sus piernas se escapan de la prenda la cosa puede llegar a casi escándalo. Y casi mejor no decir que la forma de mirar al objetivo deja el lado más picante y travieso de la actriz a la vista de todos.

Si ya lo hemos dicho, no sabemos si es un descuido de los de verdad o un descuido de los estudiados, que Carmen nos ha despistado, y mucho.