¡Alex Rodríguez pillado con Kim Kardashian! hay vídeo! JLo pálida

En el vídeo se puede ver como Jennifer López no sabe que decir. Se muere de la vergüenza

Ni en los mejores sueños de Alex Rodríguez estaba previsto algo así. ¿Cuántas posibilidades tiene un hombre del planeta tierra de estar rodeado al mismo tiempo de dos mujeres tales como Jennifer López y Kim Kardashian? Si ya una sería ser afortunado, que sean las dos a la vez no entra en ninguna apuesta posible. Dos de las mujeres más deseadas en los brazos de Álex Rodríguez y teniendo el  el poder de decisión sobre las dos de que hacer y que no. Es alucinante.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

I promise Alex has his own friends to smart video call with on @PortalfromFacebook. Really. 🙄💕#FeelThere #portalpartner

Una publicación compartida de Jennifer Lopez (@jlo) el

Para que la escena pudiese tener lugar se han tenido que dar una serie de circunstancias. La primera y más relevante es que Alex y Jennifer son pareja de hecho. Ambos están casados y conforman un matrimonio en la actualidad que es la envidia de tantas y tantas parejas de hoy en día: guapos, triunfadores, se aman el uno al otro, son dulces, senssibles el uno hacia el otro, bromistas y muy  sexys. La pareja formada por el ex jugador de beisbol y la artista es puesta en muchas ocasiones como un ejemplo de relación madura y sana en la que fijarse y proyectarse. 

A este matrimonio se suma el hecho de que Jennifer López y Kim Kardashian son amigas. Las dos mujeres mantienen una buena relación tras haber coincidido a lo largo de estos años en muchas galas y ceremonias así como sets de rodaje. Aunque la primera vez que ambas se conocieron en persona todo salió del revés (Kim se tropezó y de la verguenza huyó para no tener que hablar cara a cara con JLo) luego todo mejoró y ambas disfrutan actualmente de una grandísima amistad.

Lo último ha sido rodar un sport comercial los tres en el que se da una situación muy graciosa ya que Alex se entromete en una conversación privada de las dos mujeres sin darse cuenta de ello y generando una situación verdaderamente incómoda entre los tres.