Alucinante: Antonella Roccuzzo las enseña y pesan tanto que necesita ayuda

Menudo tamaño se gasta la argentina... A Messi no le ha gustado nada

Es ya tradición que cuando llega esta fecha tan importante para Antonella Roccuzzo ella se fotografíe de una forma ya característica y particular. Si recorres su IG lo puedes ver en cuestión de segundos como esto es así. De hecho, tiene una fotografía hace escasas tres semanas del mismo modo aunque en esa ocasión no necesito ayuda para enseñar a sus amores.

La vida pasa tan rápido que apenas uno tiene tiempo para darse cuenta de todo lo que ocurre durante la misma, por eso las fotografías son una buena forma de detener ese tiempo que tanto corre, cual Leo caracoleando camino al arco rival, y poder disfrutar aunque solo sea de unos segundos de aquella vivencia que se quiera recordar. Algo así debe pensar Antonella porque ella quiere tener muy presente a sus hijos y los momentos especiales que tanto Leo como ella viven con ellos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Hace 7 años llegaste a mi vida para enseñarme el trabajo mas lindo. Te amamos tanto Thiagui❤️❤️ FELIZ CUMPLE BEBE HERMOSO MIO!!!❤️❤️

Una publicación compartida de Antonela Roccuzzo (@antonelaroccuzzo) el

Por ese motivo, cada día de cumpleaños desde hace tiempo la argentina siempre toma la fotografía del mismo modo: tiene en brazos al cumpleañero en cuestión y, mirando a cámara, sonríen para inmortalizar ese precioso momento. De este modo, Antonella no olvidará lo pequeños que fueron sus retoños a pesar de lo rápido que crecen. Y justamente por eso, por lo que crecen, en esta última foto la propia Antonella ha necesitado ayuda para enseñar a una de sus hermosuras, que no es otra que su hijo Thiago. 

Resulta que el mayor de la pareja Messi-Roccuzzo ha cumplido siete añitos y la altura y el peso del chaval empieza a ser considerable como para tenerle en brazos a pulso. Por ello, para realizar la foto han utilizado un escalón en el que el peque se ha podido apoyar y así no recaer todo el peso en Antonella. Por mucho que quiera enseñar a sus hermosuras, a partir de ahora la rosarina tendrá que hacerlo con ayuda para no fastidiarse la espalda y para no enfadar a Messi, que no le gusta nada que su mujer cargue con tanto peso de forma innecesaria.