Amanda Cerny pilada ¡con eso tan gordo!: ¡No le cabe en la mano!

No es propio de ella

Se ve que algunas han encontrado ayuda en los complementos para volver a ser portada de revistas ahora que ya no circula aquella de adultos de la que eran asiduas.

Cualquier cosa vale, la cosa es estar, el sentido al aderezo se busca después.

Y aunque a Amanda Cerny no le hace falta ayuda, de vez en cuando acude a trucos de este estilo para no dejar de estar. De mucho le sirve su amistad con Sommer Ray, los saraos y fiestas a las que acuden solas y de los que luego dan cuenta en sus redes sociales. Lo suyo con Lele Pons quedó en pasado y de amiguísimas, y de la noche a la mañana, pasaron a nada, las cosas de la fama y los celos.

Pero como hablábamos del uso de complementos y de lo socorrido que son, porque a falta de idea de proporciones mayores, siempre se puede echar mano de ello. Y como Amanda además de humorista-influencer es modelo y mil cosas más, sabe que el reclamo de su físico es un extra más al que rara vez podemos aguantarnos.

De ahí los tops que marcan delantera sin piedad y dejan el ombligo a la vista de todos, los pantalones de cintura baja para que se noten a base de bien abdominales y, como complemento una cuerda, una soga gruesa que pasa alrededor del cuello, que no le cabe en la mano y que si bien va con el decorado del mar al fondo, nada tiene que ver con el atuendo poco marinero de la modelo.

Guapa a rabiar, con más de 26 millones de seguidores -que se dice pronto- y con varios proyectos laborales en marcha Amanda está que da palmas con las orejas. Y nosotros también cada vez que la vemos, con soga o sin ella, que lo importante no es el aderezo.