Ana Lucía Domínguez se lo quita todo (y se hace esta foto)

Tan natural como siempre

Estamos tan acostumbrados a ver tan despampanantes a toda celebrity que se precie, que cuando las vemos en un día de diario, sin todo el aderezo y los estilismos que nos tienen acostumbrados, y descubrimos que son guapas sin ellos, nos sorprendemos. Y las hay guapas, y muchas.

Ana Lucía Dominguez es miembro del club de las guapas por méritos propios y de las más guapas cuando cuenta con ayuda externa, belleza en estado puro. Desde que comenzó su andadura como actriz en ‘Pasión de gavilanes’ a día de hoy, Ana Lucía ha cambiado mucho, tanto en lo físico como en su manera de interpretar.

Lo de ser una de las mujeres más sensuales del panorama no le ha impedido rechazar papeles con un toque ‘religioso’, como su última película ‘El niño Dios’ rodada en España y en donde encarna a la Virgen María, nada que ver con sus anteriores interpretaciones y que demuestra la versatilidad de una actriz que no descarta ningún tipo de papel porque no quiere encasillarse.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

'Si no fuera duro todo el mundo lo haría, es la dureza lo que lo hace grande'.. 👌🙌📖 #felizViernesFamilia #TeamAnaLucia #analuciadominguez

Una publicación compartida de A N A L U C Í A. ❤ (@analudominguez_esp) el

Dentro de esta naturalidad que le es propia y fuera de escenarios, Ana Lucía es conocida por aparecer con la cara limpia sin nada de maquillaje, por quitarse toda la pintura con la que se convierte en estrella y volver a ser la mujer de la calle a la que se conoce pero sin ningún adorno.

Y es que si la bella colombiana causa revuelo en las redes con sus posados y con sus fotografías, también hace lo propio cuando intenta ir de personaje anónimo. Porque su físico no se adorna con maquillaje y es siempre el mismo, porque es fiel a su estilo de vestir y de marcar, y porque se gusta, no hay más que verlo.

Una actriz con una carrera en ascenso, con y sin pintura en la cara.