Ana Lucía Domínguez se quita el bikini (y “¡Se le ven las marcas del sol!”)

El calor es el motivo de su olvido

A veces parece que nuestras famosas lo hacen adrede. Que los despistes y distracciones forman parte de ese marketing secreto que todas siguen para estar siempre en el candelero y dar que hablar. La regla de oro no escrita sobre cómo hacerse esperar. Y aunque la posibilidad del olvido, de vez en cuando y según personaje también tiene cabida, solemos acudir con más frecuencia a la primera opción. Hoy queremos pensar que Ana Lucía Domínguez no se ha dado cuenta. Que el ritmo de vida que lleva entre rodaje y rodaje de series y entre desfiles de pasarela no la han permitido estar tan atenta de todos sus detalles como es costumbre. Y es que adivinar la marca del bikini en el cuerpo de una de nosotras, mundanas y con contados momentos de glamour, no tiene nada de especial, pero, si es el cuerpo de la modelo el que muestra esta señal, la cosa cambia. 

Que ya sabemos que el sol, la arena y el agua relajan y hacen más laxas y llevaderas las cosas de la vida, pero, el cuerpo de una maniquí no puede permitirse ciertas licencias. Porque ellas son perfectas, delante de los flashes y detrás. Poca es la consideración que se tiene con los fallos de las divinas más terrenales. Y si la excusa es servir de percha al bañador, tampoco la damos por válida, porque existen mil formas de camuflar imperfecciones y marcas de sol traicioneras, y que ellas, moviéndose donde se mueven conocen todo tipo de trucos y más. Y aunque la colombiana es guapísima y la fotografía es preciosa, lo primero que ven nuestros ojos es la marquita traicionera del momento anterior de sol. Menos mal que se trata de una de las nuestras y que se nos hace muy difícil olvidar su Pasión de Gavilanes, porque de otro modo nuestro perdón no estaría garantizado.