Anastasiya Kvitko te lo enseña ¡muy de cerca! y con ¡vídeo!

Así se aprecia realmente su tamaño

Después de las últimas gracias aparecidas en escena y que decían ser más y superior que la mismísima Anastasiya Kvitko, la empresaria rusa ha sacado su munición para decirle al mundo entero con quién se las está viendo esta nueva hornada.

Ni Fiorella con todo ese material, ni Lucia Javorcekova parecen ser rivales de talla y de altura propias de la de la madre Rusia, porque ni corta ni perezosa, Anastasiya en lugar de amilanarse ante semejante tamaño, se ha hecho más grande.

Se nota que viene de tierra difícil y que está curtida en mil y una batallas, porque la curvy en lugar de quedarse pensando cómo hacer o qué hacer para acabar con las que hacen peligrar su reinado, ha salido al ring como el que no quiere la cosa y dispuesta a pelear como la que más.

Y lo mejor con ella y con las de su tamaño es demostrar lo que tienen, enseñar curva y prominencia y que los fieles valoren, que de esto también saben un rato.

Para valorar y para ayudar a poner nota, Anastasiya se ha puesto un modelito poco frecuente en ella dado la cantidad de tela que tiene y lo que tapa. Pero si por un lado tapa, por otro aprieta hasta decir basta, esta ha sido la técnica elegida por la modelo.

Y no sólo se ha puesto unos leggins que en cualquier otra cortarían respiración y circulación sanguínea, Anastasiya ha grabado su delantera y su retaguardia en vídeo, con el objetivo tan cerca de sus curvas que casi se pueden palpar, con la idea de que los que están al otro lado puedan apreciar tamaño, cantidad y calidad. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Skyline is amazing today 😍, and I’m here with my @BangEnergy Follow the inventor @BangEnergy.CEO #BangEnergy #EnergyDrink

Una publicación compartida de AK (@anastasiya_kvitko) el

Atónitos como estamos, reponiéndonos de la visión y de lo visto, hemos de confesar que Anastasiya ha triunfado. Y aunque sea una victoria temporal, es un premio, pero que se aplique, que el resto no tiene intención de quedarse de brazos cruzados.