Anastasiya Kvitko en la piscina: no se atreve a bañarse y es ¡por eso!

No deja de sorprendernos la empresaria

Con tan sólo pronunciar el nombre de alguna de nuestras famosas hay veces que el sentido de la alerta se nos dispara y nos ponemos en posición de defensa esperando saber qué es lo que viene después.

Si dijéramos que no nos ocurre esto con Anastasiya Kvitko estaríamos mintiendo, porque ya tan sólo con pensar en ella se dispara la temperatura y la adrenalina, que ¡Anastasiya es demasiado!

La empresaria rusa amiga de poca tela a la hora de vestir y de apretados que quitan la respiración parece que se ha cansado de dejar con la boca abierta a todo el que pasa por su lado cada vez que pasea por la calle y ha buscado un momento de sol para ponerse uno de los bikinis que tanto le gustan.

Y aunque a ella no es que le importe que la gente gire la cabeza a su paso, la verdad es que de vez en cuando, y como todo bicho viviente busca un ratito de tranquilidad y anonimato en su propia casa, aunque también nos lo cuenta, no sea que pensemos que quiere desaparecer de nuestras vidas.

Que Anastasiya disfruta del sol es un hecho. Que le gusta llevar bikini y que el bikini resalte todo lo suyo, también lo es. Pero que estando en una piscina Anastasiya use una camiseta con un nudo a la altura de su delantera, es una novedad.

Aunque también es cierto que con la prenda escogida por la empresaria, tamaño, volumen y cantidad de delantera quedan a la vista de todos sin necesidad de enseñar piel. Y es que viendo todo esto uno no puede evitar pensar que ¡Anastasiya no se atreve a bañarse por miedo a no poder salir del agua después con todo ese volumen!, la cosa menos buena del exceso de curvas.

Ni camiseta que se precie, ni leggins, ni vestidos ni shorts, contigo nada es imposible. Ya te encargas tú de hacerlo realidad, que no se te da nada mal.