Anastasiya Kvitko rompe la cuarentena y su 'outfit' inédito ¡Sin límites!

Se saltó el confinamiento para ir al campo y hacerse esta foto brutal

Y qué más da, pensó Anastasiya Kvitko cuando salió de su Rusia natal, si el mundo de la moda ha implantado como proporción aúrea femenina -esa que llama a la simetría como armonía para encontrar la belleza, en este caso en el cuerpo de la mujer- el mítico 90-60-90. La modelo nacida en Kaliningrado hace ya 25 años supera con creces todas esas mediciones y eso no evita que esté en la cima de lo que los espectadores desean ver. Y si da igual esa medida, entonces qué más da la impuesta por la cuarentena, también ha pensado saltándose ambas.

La una, la que aseguraba o era el cauce necesario para triunfar en las pasarelas, la ha reventado yéndose a unas descomunales 96-61-106 –sí, en centímetros-, que seguramente le impidan ponerse algunas exclusivas indumentarias de los modistos más selectos. Sin embargo su éxito le permite gastarse el dinero para adecuarlas a sus impresionantes tallas. La otra, más seria, no puede detener a una diva en crecimiento geométrico de popularidad.

De hecho la ex residente de Miami –su primer destino a su llegada a Estados Unidos- no ha querido perder la oportunidad de estrenar un outfit y se ha ido a un paraje natural de Los Ángeles, donde ya brilla el sol con insistencia, fotografiándose en el campo y quebrando la cuarentena asignada por el coronavirus, y todo con el fin de rendir a su modelito a la presión extrema de su cuerpo.

 

Ya lo hizo esta misma semana en una de las mansiones más impresionantes en las que la hemos visto últimamente. En esa ocasión se preparó con sus mejores galas para una cita romántica y para ello escogió un provocador vestido de amplio escote que marcaba a la perfección unas medidas irreductibles. No sabemos si su atrevimiento, al menos en el plano cívico, le habrá valido una multa de las autoridades, pero lo que sí que es cierto que a tenor del éxito obtenido no tendrá problemas para pagar la multa.