Anastasiya Kvitko sube como la espuma con este vídeo a contraluz ¡Se ve!

Le da igual que la miren por la ventana ¡Mira!

La suerte de elegir seguir y observar a la modelo rusa Anastasiya Kvitko es que siempre se obtiene algo a cambio: normalmente una reconstrucción absolutamente revolucionaria de los cánones habituales de belleza femenina. Ella los ha tomado y los ha sacado de forma y contexto aplicando la máxima de que cuanto más, mejor. Y vaya si lo ha logrado, con su nuevo diseño de las medidas clásicas ha llegado a la cima. Pero no se conforma con tan poco y quiere más, subir como la espuma hasta el trono de la máxima relevancia en Instagram. Desde luego que por vídeos como este lo puede conseguir.

Más que nada porque está en la cumbre del mundo, como demuestran sus guarismos en la conocidísima plataforma de internet, donde está cerca de los 11 millones de seguidores, pero también en su carrera profesional como modelo, ya que gracias a la difusión que ha logrado por sus curvas impresionantes y sus posados, ahora puede elegir marcas y empresas con las que colaborar, como es el caso de la conocida bebida energética Bang Energy.

No es la primera vez que actúa promocionando este elixir que se ha convertido en la imagen de multitud de mujeres voluptuosas, las cuales parecen pugnar por el favor de la empresa norteamericana a través de sus promociones en sus respectivos muros. Laurence BédardJailyne Ojeda son algunas de las famosas influencers que suele usar el logo de la fábrica de Phoenix, Arizona, para promocionar los suplementos deportivos que distribuye.

Aunque en el caso de la chica de Kaliningrad Oblast es especialmente llamativo este vídeo publicitario por el vestido escogido para la ocasión y por el lugar que hace que este brille con más luz de lo normal. En un rascacielos, posiblemente de su amado Los Ángeles –a donde se mudó desde Miami, su primer punto de referencia al llegar a Estados Unidos procedente de Rusia-, la Kim Kardashian rusa se bebe una lata de Bang mientras deja que el sol interceda entre las fibras de su atuendo. Tremendo.