Andrea Espada la lía con leggings de cuero: “¡Ni Shakira tiene esta cola!”

Consigue dejarnos sin palabras

Aquellas que tienen un cuerpo bonito, véase como digno ejemplo de ello a Andrea Espada, la mayor parte de las veces justifican esa suerte haciendo mención a los genes. La genética les dotó de esas medidas con las que todas soñamos y que tan sólo unas pocas gozan. Una especie de pacto secreto con el ADN de sus antepasados para que llegara a ellas con la misma esencia pero perfeccionado parece ser la clave. Son muy pocas las que confiesan su paso por el quirófano o su visita a cirujanos para terminar de perfeccionar aquello en lo que creen que la naturaleza ha fallado. En la presentadora de televisión, modelo y también actriz, todo es natural, heredado, sin ayudas de quirófano.

Bien es cierto que en determinadas partes de su vida reina la rectitud y no lo admite de otra manera. Rectitud con su alimentación y rectitud con sus rutinas de ejercicio, fundamental. No hay tampoco lugar para el alcohol ni para el tabaco, desterrados por completo de su existencia. Y con todas estas reglas, su anatomía responde de manera explosiva, luciendo como luce, espectacular. Normal que con esas medidas, con esas curvas y con esa presencia, la colombiana no pueda negarse a marcar cuerpo. Así cualquiera. Es más, estamos seguros que de no hacerlo estaría privando del goce de su visión a todos los que la seguimos, y la verdad, no estamos dispuestos a pasar por ello. Es fácil enfundarse en un cuero negro y apretedo si tus caderas son como las suyas. Una cintura de avispa que da paso a una sucesión de curvas cada cual más pronunciada, ¿has visto cosa igual? Pues deléitate con el conjunto, con su imagen, con toda ella. Porque los genes han sabido hacerlo con la de Colombia. Tan sólo hay que verla, ¿no crees?