Andrea Valdiri se agacha y la fotografían así: ¡No verás nada más grande!

La bailarina ha regresado con más fuerza que nunca

Llevaba un tiempo sin aparecer por escena ni dar guerra, porque lo suyo es no dejar títere con cabeza, pero ha vuelto, y muy peleona.

Es imposible olvidarse de alguien que tiene un cuerpo como el suyo y que además se llama Andrea Valdiri, aunque lleve un tiempo sin dar noticias en sus redes.

La coreógrafa que mejor mueve todo lo suyo con y sin música ha regresado por la puerta grande. No le ha servido una pose sin más ni un mensaje de lo que no dicen nada pero cuentan su regreso. Valdiri ha hecho lo que mejor se le da y ha recurrido a su cuerpo para dejar claro que sigue ahí.

Se ve que lo mejor es acercar al objetivo tanto como le sea posible aquello que la hizo famosa después del baile. Y para ello se agacha, como si quisiera hacer un ejercicio de gimnasia rítmica abriéndose de piernas, pero con un atuendo que para nada corresponde al deporte.

Zapatos de tacón kilométrico y unos pantalones acharolados que consiguen contener toda esa cantidad de curvas mientras se agacha ¡porque su retaguardia es enorme! Un top muy al estilo de la influencer, estampado en leopardo pero en color rosa y una mirada de lo más picarona, como si quisiera dar pistas de lo que viene después.

Y si con este posado nos podemos hacer una idea del tamaño y volumen de su retaguardia, hace unos días nos dejó claro el tamaño de su delantera con otra de sus fotografías subiditas de tono y escasas en tela y en la que comparaba el tamaño de su mano con el tamaño de esa parte de su anatomía.

Los más conservadores estarán llevándose las manos a la cabeza por el retorno de la de los bailes, por sus llamadas de atención y por su tamaño, sobre todo por su tamaño.