¡Andrea Valdiri se sienta con las piernas abiertas! (y ocurre esto)

Sus incondicionales no pueden creerlo

Pero mira que es fácil echar a perder una fotografía. Cuando una cree que lo tiene todo controlado, que el look es perfecto porque encaja a la perfección con el cuerpo, cuando el peinado y el maquillaje es lo más, y cuando se mira al infinito así como una diosa de las antiguas, va y una postura poco afortunada del resto del cuerpo arruina la instantánea, la historia de siempre. Andrea Valdiri no pensó que descubriríamos su descuido y que todo lo que se podría decir de su publicación no serían sino halagos, y va a ser que no.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Disfrutando 🥂🍾 @51skybar : lugar Mi styling make up @andrearodriguezbeautysalon

Una publicación compartida de ANDREA VALDIRI (@andreavaldirisos) el

Cierto es que la primera impresión al ver la publicación es la de algo artificial, carente de toda naturalidad, similar a una muñeca, que no hace falta sentarse con ese grado de rigidez, que tampoco le hace falta sacar pecho, que curvas saltan a la vista, pero debe ser que el fotógrafo manda y ella se deja guiar. El caso es que la manera de sentarse es poco femenina, resta elegancia al conjunto y pierde ese glamour que a bien seguro estarían buscando. Ni tan siquiera las rajas infinitas de su vestido que dejan muslos al aire y a la vista, ni tan siquiera el pedazo de tela que cubre estratégicamente lo que tiene que cubrir puede arreglar el desaguisado de su postura. Y no sólo eso. En ese intento exagerado de la coreógrafa por marcar hasta las pestañas, Andrea se ha puesto unas sandalias de taconazo algo más estrechas que el ancho de su pie y uno de sus dedos, el anular, se escapa de las tiras del zapato, esto de apretar y ajustar sin medida, también tiene su parte menos buena.

Pero como a Andrea le sobra carácter y personalidad, pasará todo esto por alto, como hace siempre, ya la conocemos.