Anitta se baja el pantalón ¡y se lo fotografía para que se lo veas!

La cantante termina y empieza el año de la misma forma

Terminó el año dándolo todo en el escenario y lo comenzó de la misma forma, está claro que la intención de Anitta de amasar fortuna y retirarse pronto de la vida pública no es sólo una forma de hablar.

En el ‘Enjoy’ Punta del Este nunca se había vibrado de la misma forma ni con la misma intensidad como cuando la cantante comenzó a menear las caderas y a dar ritmo y del bueno con cada uno de sus temas.

Ninguno quedó en el tintero y con sólo 8 bailarines y la propia cantante se bastaron para agotar a un público a base de saltos y contoneos.

Público que vitorea y una Anitta que acompaña espectáculo con estilismo, ¿se puede ser más completa bajo los focos?

Top minimalista para intentar únicamente cubrir, guantes blancos para dar la nota de glamour a la noche y shorts que pierden el nombre con el tamaño y que se desabrochan o que se olvidan de abrochar para que se vea el bikini que lleva debajo, escándalo con el vestuario, con las letras y con la forma de bailar, porque la cantante es de las que no deja títere con cabeza, le va generar polémica y sabe cómo hacerlo.


Y conseguir todo esto conociendo lo que es la pobreza tiene mucho mérito, lo mismo que intercalar letras en inglés o en portugués no importando ni dónde está ni quién es su público, porque sabe que va a gustar.

Se ha convertido en toda una artista a la que miran otros astros del funk, que se mueve entre baladas con la misma soltura con la que lo hace en el reggaetón. Y un icono de moda, que también en esto ha triunfado, aunque sea con algo tan simple como unos shorts, de los que se desabrochan al moverse y dejan ver lo que hay debajo.