Antonela Roccuzzo se lo quita a Shannon de Lima y Georgina Rodríguez

La mujer de Leo Messi es la única que puede tenerlo

Vaya por delante en este asunto que Shannon de Lima era, de las tres divas en las que nos vamos a centrar en estas líneas, la que menos tenía que perder, pero eso no quita que como a Georgina Rodríguez, novia de Cristiano Ronaldo, se le haya quedado a la venezolana un verano algo descafeinado. Justo todo lo contrario que Antonela Roccuzzo, que vuelve a meterse de lleno en la pelea y se queda para sí la ilusión que las tres grandes WAGs del fútbol poseían.

Lógicamente estamos hablando de la victoria que Argentina cosechó ante Colombia en la semifinal de la Copa América y que deja a la Albiceleste de Messi, Sergio Kun Agüero pero también de la propia Roccuzzo en posición de alzar un título importantísimo para su país. Y si ponemos énfasis en esta diferencia en la vida de la diva argentina con respecto a sus homólogas es porque el fútbol, de una u otra manera, marca sus respectivos día a día.

Empezando por la venezolana, cabe señalar que pocas ilusiones había dejado en la modelo el combinado de La Vinotinto, ya que este había sido, en el torneo de la CONMEBOL, el peor equipo junto a Bolivia, quedando última de su grupo y sin victoria alguna. Pero es que encima la hermosa mujer sudamericana ha tenido que lidiar (y aún lo hace) con un verano muy movido debido a la más que posible ruptura con James Rodríguez, con el que no se deja ver desde hace ya demasiado tiempo y sobre el que pesan rumores inquietantes.

En cualquier caso, si De Lima poco puede rascar de Venezuela y Colombia en el torneo latinoamericano, ya que ambas selecciones están fuera, lo mismo le ocurre a Georgina Rodríguez, hispano-argentina, ya que si bien puede celebrar el pase de la Albiceleste a la final, no estará muy contenta con las eliminaciones de la Portugal de su chico y su España natal, que ayer cayó en los penaltis ante Italia en semifinales de la Eurocopa. Así, puede decirse ya abiertamente que Antonela Roccuzzo les ha quitado a sendas bellezas la ilusión que habían puesto en sendos trofeos; veremos si la rosarina toca la gloria o se queda también con la miel en los labios.