Ariadna Gutiérrez saca trasero (y dinamita Instagram: “¡Cola de Diosa!”)

La modelo vuelve a sorprendernos

Nos acabamos de perder entre las curvas del cuerpo de Ariadna Gutiérrez. Hemos intentado recorrer la anatomía de la modelo siguiendo todas y cada una de esas curvas y nos hemos perdido. Ni un tramo recto en todo su cuerpo. Todo es un suma y sigue de curva tras curva, cada cual más pronunciada. Los efectos secundarios de ejercitarse todos los días a base de bien. Y el cuerpo resultante de tanto ejercicio. Eso explica su anatomía. Eso lo explica todo. 

Así cualquiera lleva sus modelitos. Los ceñidos y requeteceñidos que tanto le gustan a ella y a nosotros. Las espaldas al aire y las aberturas en los vestidos. Porque llevar ropa, la lleva. Pero de la que cubre sólo lo extrictamente necesario. Tapar lo justo y enseñar el resto. Porque es modelo, porque trabaja su cuerpo y porque lo puede y lo quiere enseñar. Los escotes, junto con el deporte y la una dieta sana, son las grandes pasiones de su vida. Ejercicio para definir su cuerpo y escotes indefinidos en longuitud y tamaño, de los que casi casi dejan al aire esa parte de su fisonomía. Parte del placer del juego de la seducción. Y ella es una experta en esos lares. Y eso que tan sólo rozó el título de Miss Universo por unos segundos, ¡qué hubiera sido de haber llevado esa corona todo un año!

Deberíamos estar ya acostumbrados a ella y a su cuerpo. Y a saber que su belleza viene de familia. La prima de la también modelo y actriz Sofía Vergara lleva la guapura en los genes. Qué herencia más bonita la de esa casa. Y cómo presumen de poderío. Y es que, la que puede, puede, y con la señorita Colombia no hay duda. Y nosotros encantados de que así sea. Y de perdernos en su anatomía.