El “¡asqueroso vídeo!” de Sara Uribe que lo peta en Instagram

Una derrota muy cara.

Los famosos no pierden tiempo en complacer a sus fans en redes sociales al punto de colgar a cada momento imágenes y vídeos de situaciones de su vida privada que puedan causar agrado y hasta extrañeza. Tengan siempre cuidado con las penitencias que hay que cumplir producto de una apuesta, a veces no suelen salir tan divertidas como lo esperamos. Te presentamos el asqueroso vídeo de Sara Uribe que lo peta en Instagram, el cual se originó del entretenido juego de Jenga entre la bellísima Sara y su pareja, Fredy Guarín.

La modelo es capturada entre risas intentando cumplir su sanción

La hermosa presentadora de televisión y el no menos famoso centrocampista mixto colombiano que actualmente milita en las filas del Shanghái Shenhua son una dupla divertida y les encanta mostrar sus locuras. Compartir momentos en familia a través de plataformas digitales irradiando amor junto a su pequeño hijo es lo que los hace tan queridos, haciendo que sus publicaciones sean esperadas por su fanaticada.

En la cuenta de Instagram de la simpática Sara se muestra el vídeo que ha generado toda clase de comentarios y reacciones jocosas, donde aparece intentando cumplir una penitencia impuesta por la vengativa estrella del fútbol.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Nunca dejes de hacerme sonreír! Esto vale la pena 🙏🏻💪🏽😂😂😂😂. @fguarin13

Una publicación compartida de Sara Uribe. (@sara_uribe) el

Si en segundos se pueden hacer locuras, imagínense en un minuto todos los huevos crudos que le puedes hacer comer a tu media naranja para cumplir con la pena asignada, aunque se trataba sólo de uno.

En el registro visual que actualmente lleva más de medio millón de reproducciones, aparece la decidida chica haciendo esfuerzos casi sobrehumanos entre risas, intentos fallidos y la petición del crack de la pelota para que deleite tan suculento manjar. Todo un reto que no pudo cumplir.

La ocasión generó todo tipo de comentarios que no se hicieron esperar entre los come redes, aunque todo terminó en sonrisas.