La bendita rutina en la vida de Iker Casillas

Comienza la recuperación del portero alejado del campo y sin saber qué será de su futuro

Después del enorme susto de la semana pasada, de días de hospital, de alguna visita y mucha incertidumbre, el portero del Oporto ya está en su casa. Con tan sólo 37 años y tras sufrir un infarto de miocardio mientras estaba entrenado con su equipo, ahora, como él mismo ha dicho, le toca descansar, reponerse y disfrutar de la vida, "porque lo importante es estar aquí y ahora", y a juzgar por la imagen, lo está siguiendo al pie de la letra.

  

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Bendita normalidad . #martesbonitos #demasiadocorazón #Porto #slowlife

Una publicación compartida por Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Sara Cabonero, su mujer e inseparable durante todos estos días se ha encargado de publicarlo en sus redes sociales. Con un "Bendita normalidad" la periodista nos hace partícipe de la vuelta a la rutina de su familia después de una semana de agonía. Y es que aunque el portero siempre se marcó la meta de los 40 años para disfrutar en activo del fútbol, de momento, la temporada actual ya ha finalizado para él. Cuenta con todo el apoyo de su equipo y de su presidente, Jorge Nuno Pinto da Costa quien por su parte ha comenzado a buscar un sustituto para el mostoleño a partir de agosto. Con contrato en vigor hasta el próximo 2020 y a pesar de lo ocurrido, aún no hay nada decidido sobre el futuro profesional de Casillas ya que las pruebas médicas continuan y será dentro de unos meses cuando los médicos determinen el estado de su corazón y su viabilidad para seguir en activo.

Mientras tanto, la vida continua en Foz do Douro, localidad cercana a Matosinhos donde de momento la familia sigue instalada e intentando compatibilizar la vuelta de la periodista a la televisión con una serie de entrevistas -grabando una de ellas fue cuando tuvo lugar el infarto de Iker- y disfrutando de esta segunda oportunidad que les ha brindado la vida.