“Besa fatal”: Ashley Tisdale le da a Zac Efron donde más duele

La fama del actor por los suelos

No hay nada peor que te tilden de poco mañoso en todo lo que se relaciona con el amor, y si eres Zac Efron y lo que pretenden es hundirte en la más absoluta de las miserias esta es la excusa más rápida para conseguirlo.
Ego dañado e imagen pública de rompe corazones que pasa en un abrir y cerrar de ojos de romper el heart de unas a que le remienden el suyo. Así de rápido se pasa de ser un actor con miles y miles de incondicionales a sus pies esperando que les lance un beso o les dirija una mirada a ser uno de los guapos de Hollywood que no sabe ni besar.


Y es que alguna compañera de reparto del actor ya comentó en su día no tener ninguna gana de volver a probar los labios de Zac después de haberlo hecho y de que el actor se hubiera atiborrado a pescado sin tener en cuenta la escena que tendría que rodar después. Kay Panabaker juró no volver a hacerlo por ningún papel que se precie, y de momento, así es.

Se podría pensar que Kay no es medida para el resto del género femenino en esto de los besos, pero si Ashley Tisdale dice exactamente lo mismo de la boca de Zac, la cosa empieza a creerse con más fuerza, sobre todo si se tiene en cuente que además de actores y de compartir escenas son amigos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Eep! Love these two!! 😍💕 #zacefron #ashleytisdale #zacefronashleytisdale

Una publicación compartida de Kate. 🧡 (@iam_kayti) el

Ashley tuvo una experiencia similar a Kay a la hora de rodar con el actor. Mal trago, mal momento en el momento de la acción y mala elección de otro de los de Hollywood en el modo de hacerlo al tratarse de una película Disney.

Y es que el intérprete le quiso poner tanta pasión y eliminar así su fama de no saber besar que se pasó de intensidad y de fuerza en una película destinada a un público que de adulto tenía más bien poco.

Que una diga que Zac besa fatal tiene su pase, pero que el número de opiniones similares aumenten a medida que se cambia de actriz, da para pensar. Lo mismo es que besa fatal y le cuesta asumirlo.