¡Bomba Wanda Nara! La han pillado: ¡Icardi no quiere hablar!

El asunto es muy feo

Mauro Icardi fue uno de los protagonistas del encuentro que el Paris Saint-Germain disputó ante el Real Madrid, correspondiente a la quinta jornada de la fase de grupos de la Champions League. Apenas había nada en juego, pero había ganas de revancha y el mítico ambiente que siempre acompaña a un partido de estas dimensiones. Y obviamente, el internacional argentino era uno de los nombres a seguir, pues partió como titular y llegaba con el cartel de ser uno de los mayores peligros del cuadro de Thomas Tuchel. Y además, por el morbo de verle jugar ante el cuadro blanco, que tanteó su incorporación en varias ocasiones en el pasado.

Florentino Pérez siempre se ha reconocido como un admirador del ex del Inter de Milán o de la Sampdoria, criado en La Masía. Le ve como un ariete letal, con olfato goleador, y que domina un gran número de registros. Estaba convencido de que su fichaje era una apuesta segura y en más de una ocasión se planteó seriamente pagar cerca de 100 millones de euros por su fichaje. Sin embargo, a pesar de que su nivel está fuera de toda discusión, siempre ha habido un motivo que le ha echado para atrás. Y ese es su vida fuera del campo y su relación con Wanda Nara, su mujer, que muchos no dudan en calificar como un matrimonio súper tóxico.

 

Porque además de su pareja, también es su agente y su representante. Y ya pudieron ver como salió del Giusseppe Meazza, enfrentado con la afición, por culpa de la intervención de la ex de Maxi López. Sus polémicas, su exhibicionismo, su rebeldía… Ni Mauro ni Wanda eran bien recibidos en el Santiago Bernabéu, y hasta el mismo capitán del equipo, Sergio Ramos, recomendó a Florentino desestimar su llegada. Lío feo.