El brutal bailecito de Elizabeth Loaiza a lo Jennifer López: “¡Cómo menea!”

No podrás dejar de mirarlo

Si alguna vez te has dudado de la combinación de belleza y talento en una misma persona, ya es hora de que vayas desterrando esta cuestión de tu cabeza. Sólo tienes que verla a ella, a Elisabeth Loaiza.

¿Verdad que estoy en lo cierto?

Además, en el caso de la colombiana, hay que añadirle la gracia y la simpatía. También podríamos sumar los títulos de modelo, de buzo profesional o de piloto de helicóptero, todos ellos en su haber. Pero lo mismo ya es decir mucho. Casi alardear. Mencionar su lado más humano y hablar de su fundación destinada a niños con menos recursos y a la que dedica mucho tiempo y esfuerzo, es auparla hasta llegar casi a la categoría de diosa. De pocas se puede decir tanto.

En el terreno personal, la de Cali siempre habla de sus fracasos en el amor. En esto no le acompaña la suerte. Sus compañeros no duran mucho tiempo a su lado. A sabér por qué. Que si los continuos viajes de la modelo, que si la distancia entre ellos...pues eso, a saber. Pero la verdad es que no se puede tener todo y ella es consciente de que tiene demasiado, y, de momento, acepta su soltería. Y no lo pasa nada mal. Tan sólo hay que verla.  

Estar en tu tierra, en tu playa, ya es motivo de su alegría. Escuchar música de fondo y echar a bailar en su arena, brutal. Y si además, te mueves de la misma manera que ella contonea sus caderas, debe ser lo más. "Belleza", "hermosa" o "increíble" no se cansan de llamárselo sus seguidores mientras ella echa la culpa de su ritmo a sus antecesores. Y claro, así puede pegarse el lujo de comer chocolate. Mientras baila, en su playa. Bonita manera de quemar calorías, aunque a ella no le haga falta.