Carmen Villalobos presume de trasero a lo Shakira: “¡Brutal!”

Que tiemble Shakira

Las hay que saben posar con un arte y gracia que parecen que hubieran estado toda una vida delante de un flash. Aunque la verdad, Carmen Villalobos es que prácticamente ha crecido con una cámara pegada a su lado. Y que vive de ello. Y que sabe como hacerlo bien. Con estas facilidades, así cualquiera. Lo tiene todo para salir estupenda, se ponga lo que se ponga y sea la imagen de la firma que sea. Éxito, sin duda, contar con ella es ganar.

¿Verdad que estoy en lo cierto?

Y mientras las hay que necesitan de vestidos, complementos y grandes galas para parecer una estrella, o para creer serlo, a la colombiana, a Carmen, a la actriz de telenovelas y teatro, le basta una fotografía. Y unos vaqueros desgastados. Y una camiseta de flores. Sin estridencias. Sin más relleno en toda la imagen que un simple taburete. Lo cojas por donde lo cojas, no hay nada que sobre a la instantánea. Más bien podríamos decir que echamos en falta decorado o algo para decorar. Pero claro, eso ya sería caer en el exceso de alguna otra. Y basta que la foto sea así de simple, de sencilla para resaltar, aún más si cabe, la belleza de la actriz. Y la perfección de su cuerpo. Guapa a rabiar. Melena espectacular, facciones perfectas. Poco maquillaje, nunca fue necesario resaltar lo que ya de por si llama la atención. Naturaleza en estado puro. Así se lo hacen saber sus seguidores con sus comentarios, con sus "perfecta" o sus "hermosísima" lo dicen todo. La única licencia de todo su look son unos pendientes grandes, largos. Y más que complemento, debe de tratarse de un capricho de la de Barranquilla, de su intento por incluir un aderezo común y más usual a una imagen, que poco tiene de mundano.