Carmen Villalobos se quita el maquillaje: “¡¿Esta es tu verdadera cara?!”

Sus seguidores se llevan las manos a la cabeza

Va siendo hora de desmontar el mito de que las famosas están siempre divinas y estupendas. Que de vez en cuando se las pilla en un renuncio y nos damos cuenta de que son humanas como las que más, que si el maquillaje hace milagros en ellas, que nos quede claro que nosotras también podemos. No es que Carmen Villalobos suela ser de las que abusa sin control de chapa y pintura en cara para parecer otra, pero también es cierto que pocas veces la hemos pillado de una guisa que no la conociera ni el mayor de sus adeptos. Pero bien es cierto que cuando no se encuentra rodando o inmersa en alguna campaña publicitaria, Carmen se relaja y relaja también su presencia, de lo más normal.

Consciente de que ser actriz supone muchas horas de rodaje, de que su cabello sufre los estragos de peinados y lacas en exceso y de que su cara está maquilada de manera permanente, cuando no le toca estar delante de los focos olvida maquillaje, peinados elaborados y demás, se atreve con la cara limpia y el cabello a medio peinar. Y la verdad, se la reconoce y se sabe que es ella. Y es que Carmen sabe lo importante que es sentirse bien con una misma y sin necesidad de accesorio alguno, prefiere que se le juzgue por su capacidad de trabajo que por el aspecto de una cara sin rímel. Que la naturalidad y la simpatía son dos de las virtudes de las que siempre hace gala, y esta vez no iba a ser menos. Y que los que somos incondicionales la reconocemos de todos modos. Porque nos gusta la persona y el personaje, y el resto,  nos da un poco igual. Nos gusta Carmen en todas sus versiones, incluso con su cara verdadera.