Carmen Villalobos se quita el sujetador en esta foto inédita

Impresionante la actriz

Cuando ya pensábamos que estaba todo dicho de ti, Carmen Villalobos, que te habíamos dicho todo lo que mereces y más, vas tú, señorita Villalobos y vuelves a posar. Y con ello, con esta nueva publicación, consigues de nuevo sorprendernos. Carmen, vamos a ser honestos. Ya no sabemos cómo escribirte ni cómo decirte. Se nos han acabado las palabras. Porque si ya te hemos definido como única, camaleónica, bellezón y mil cosas más, vas tú, con tu porte y tu pose, y vuelves a fotografiarte, y vuelves a publicar y vuelves a dejar al diccionario pequeño para encontrar nuevas palabras que te definan. 

Con ropa y casi sin ella, estás siempre genial. Nos atreveríamos a decirte que luces estupenda, que no tienes igual o que eres guapa a rabiar, pero seguro que ya te hemos calificado así en otras ocasiones. Imposible no hacerlo. Pero, como te decía, la falta de adjetivos justos que aplicarte y que te definan con objetividad, es más que evidente. Y no se trata sólo de alabar tu trayectoria como actriz, de la vida tan real que infundes a cada uno de tus personajes, a tu Catalina Santana por decir alguno, o de esa fantástica manía tuya de darnos a conocer tu vida a través de tus publicaciones. No, no se trata sólo de eso. Se trata básicamente de todo lo que eres y de todas las virtudes que tienes. De todo lo bonito y atractivo que cabe en tus casi 1.68 m de altura. O de cómo haces para representar a tu Colombia natal y de tu orgullo de pertenencia que paseas por el mundo. Se trata de cosas normales, mundanales y del día a día que son tan naturales en ti. Se trata de nombrarte diferente y con justicia, Carmen, y para eso aún faltan muchas palabras nuevas en los diccionarios.