Carolina Cruz cuenta (“¡por fin!”) su grabe problema en la boca

Se destapa su secreto mejor guardado

Al fin nos queda claro que nuestras celebrities no son perfectas. Que perfectas están en los momentos de objetivos y luces, pero que como toda hija de vecino cuentan con cosillas en su físico que no cumplen todos los requisitos para cosiderarse el summum de lo insuperable. Nos cuesta creer que Carolina Cruz Osorio haya localizado algo en todo su físico digno de la mínima crítica. Hemos revisado publicaciones, vídeos y vida de la modelo intentanto identificar ese algo que le hace menos divina y más terrenal,  y nos ha costado encontrarlo. Y es ella misma se hace eco de su peculiaridad para evitar chismes sobre su persona. La empresaria dice que se gusta, que tiene el fisico que siempre soñó, que lo cuida y que hoy luce mejor que cuando tenía veinte años. Y todo ello, sin cirugías de por medio. Pero si hay algo que a la colombiana le ha costado y le cuesta mucho trabajo mantener es su boca.  

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

"Chupé dedo hasta las 11 años" 😨😱 Carolina Cruz describe los cambios que ha tenido en su cuerpo para enamorar a su seguidores con su belleza.

Una publicación compartida de Al Instante Colombia (@alinstantecol) el

Desde bien pequeña la dentadura de la empresaria presentó problemas, incluso se vio obligada a llevar brackets durante siete años, pero finalmente todos sus dientes quedaron alineados y perfectos. La presentadora también reconoce que se somete a blanqueamientos dentales cada poco tiempo porque su sonrisa es fundamental en un trabajo como el suyo. Y todo esto porque hasta bien cumplidos los 11 años la celebrity tenía la costumbre de chuparse los dedos, lo que son las cosas. Y si bien es cierto que algunos dicen que se nota inclinación o que su boca está un poco torcida, ella dice que nació así, que vino así de fábrica y que así se va a quedar. Y aunque se ha hecho varios procedimientos estéticos de hidratación de labios no tiene intención de pasar por cirugía. Porque si las terrenales no son perfectas, y las modelos, tampoco.