¡Carolina Cruz se levanta la falda bailando y enseña esto!

¡Esas manos van directas a su retaguardia!: video bomba

No ha pasado mucho tiempo desde que la pareja de Carolina Cruz Osorio, Lincoln Palomeque, nos consternase al mostrarnos uno de los momentos más duros de la vida de ambos, cuando su niño recién nacido, Mati, no alcanzaba el peso requerido para seguir adelante y necesitaba ayuda asistida. Dicho instante, como se han encargado de resaltar la pareja, especialmente él, fue muy duro y lo compartió con todos sus seguidores para mantener la memoria viva y agradecer cada ápice de la vida por seguir su curso, sobre todo con su retoño en perfectas condiciones hoy en día, robusto y hermoso. Carolina, por su parte, nos deleitó en los últimos tiempos con una serie de fotografías más positivas, mudas y sensuales sobre su persona, en la que la hemos podido ver en ropa interior, lencería muy sexy y bikinis, además de comprobar que el cumplir años le sienta muy bien a la presentadora de ‘Día a Día’: tiene un cuerpo de escándalo y los años no pasan por ella, que luce radiante.

Carolina Cruz, en un posado

Así las cosas, Lincoln tiene motivos para estar feliz, tiene a las dos criaturas que más ama junto a él y ambas son de una belleza singular, cada una en su ámbito. Especialmente congratulante para el actor de ‘Señora de Acero’ o ‘Santa Diabla’, series por las que obtuvo los premios a actor favorito de súper series y mejor actor joven de telenovela, respectivamente, es la compañía de la que goza junto a la bella Carolina, que también anda en un momento álgido de su carrea profesional y vida personal. Como muestra este gran instante que comparte uno de los dúos más estables de Latinoamérica, que han querido compartir con sus miles de fans una pieza, en formato audiovisual, de ambos disfrutando el uno del otro, bailando y de fiesta, ambos con un look muy veraniego. El idílico video además de entrañable, por el cariño que demuestran hacia el otro, tiene cierto toque sensual, ya que Carolina muestra con su falda la buena forma que posee y que resaltábamos, mientras que él, que no puede resistirse a su anatomía, le toca el trasero en repetidas ocasiones. Es lo que tiene el amor.