¡Cierra las piernas! ¡Carmen Villalobos se lo monta con dos ¡bestial!

¡Plena pasión!: Sale a la luz un ardiente video de la actriz en la cama dándolo todo con 'su otro amor'

Carmen Villalobos es el cetro de todas las miradas, por su exuberancia, su cuerpo, su protagonismo dentro y fuera de los platós y por la pasión que sale de su ser. Es todo pasión, de hecho. Últimamente esta pasión contenida y ahora desatada ha liberado los instintitos más básicos de sus fans y todos los espectadores que siguen sus peripecias en la ficción ‘El final del paraíso’.

Ya de por sí ella es un bombazo de mujer, con un cuerpo digno de una diva a la que agasajar, pero si además da muestras públicas de su capacidad amatoria y estas las vemos reflejadas en diferentes situaciones, circunstancias ¡y hombres!, aún se la ama más. Nos encanta ver a Carmen Villalobos en acción, tanto si está interpretando a su archiconocido arquetipo Catalina Santana, líder de la facción policial que lucha contra el crimen organizado en la serie; como si es en su vida real, junto a su prometido Sebastián Caicedo.

La primera es una escena súper subida de tono en la que se puede ver la química entre ella y Gregorio Pernía, que algunos han descrito como tan natural como la vida misma, y podemos ver a una Carmen completamente entregada y en una posición de dominancia sobre su compañero de reparto. La agresividad de sus movimientos en la cama han enloquecido a sus fans, que ya la tienen como una de las escenas favoritas de la artista.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Pasó lo que tanto estabas esperando👄 Si te lo perdiste revive el capítulo de #ElFinalDelParaiso en el link de nuestro Bio 🔗

Una publicación compartida de El Final Del Paraíso (@elfinaldelparaiso) el

La segunda es una brutal sesión de fotos entre los dos enamorados en la vida real, que refleja el amor que se profesan… y la pasión. Ya que Carmen está en ropa interior y sin nada debajo, abre las piernas y se entrega en una pose muy sugestiva al cuerpo de un Sebastián Caicedo que parece abrumado por la rotunda belleza de la intérprete.

¡Vaya dos bombas!