¡Cómo se atreve! Mia Khalifa no cierra las piernas y mira al objetivo

Sabe qué hacer para provocar polémica

A la hora de elegir cómo hacerse famosa la mayoría de nuestras celebrities optan por cuidar su cuerpo y enseñarlo después, y la verdad, la idea en sí no es mala.

Las hay que empiezan siendo actrices de cine de adulto para dejarlo después, una vez ya conocidas. Así es como Mia Khalifa aterrizó en este mundillo.

La libanesa ha aprendido a base de bien cómo dejar boquiabiertos a sus seguidores, cómo hacer que la cifra de incondicionales aumente día a día y cómo fidelizar a los que ya tiene, se merece un diez como anfitriona.

Cierto es que abandonó aquel tipo de producciones que le llevaron a donde hoy está pero hoy sigue amenizando los ratos de todo el que la quiera mirar como chica webcam además de obtener unos ingresos más que rentables por su nueva ocupación.

Y no sólo se sirve de su físico para hacer que su cuenta corriente aumente, ahora le ha dado por los deportes y se ha convertido en presentadora deportiva del programa ‘Out of bounds’, ¡hay que ver las vueltas que da la vida!

Pero a la hora de alimentar sus redes sociales, de publicar sus fotos y sus vídeos, Mia ni se corta ni se censura, independientemente de lo que se vea o lo que enseñe.

Da igual que quede a la vista su delantera, generosa en exceso, que se note toda su retaguardia o que la postura elegida sea de lo menos convencional

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Little preview from yesterday’s 80’s magic with @yoyelapogian and @taylor_jazz on the HMU at @vfctraining ♥️ (link in my bio for these shoots)

Una publicación compartida de Mia K. (@miakhalifa) el

Y es que cada vez que la presentadora aparece con las piernas abiertas, los likes en la publicación ascienden a millones a los pocos minutos de ver la luz, aunque esté sentada y vestida o aunque intente tapar con sus brazos su entrepierna, ¡vaya acierto el suyo!

Otra forma de darle a los suyos lo que le piden, con un poco más de mesura, pero sin pasarse, que con Mia Khalifa no va el pudor.