¡Como le aprieta! Cristina Hurtado en el gimnasio con la ropa más atrevida

Pasen y disfruten de la colombiana

No hay nada en la vida como hacer deporte. Te hace sentir bien y te pone de buen humor. Cuando estás en forma la vida parece que es de otro color. Los pajaros cantan y el sol, aunque sea otoño, sigue brillando en lo alto. Además te sientes bien y pareces hasta más guapo. Tu confianza se encuentra en las nubes y los que están a tu alrededor así lo sienten.

Hay muchas formas de hacer deporte. Los hay quien prefieren hacer deporte en equipos. El fútbol evidentemente es el deporte por excelencia. Millones de personas juegan todos los días. Mover el cuerpo es mover el corazón. Y nunca sé es demasiado mayor para hacerlo.

Recuerdo una vez cuando vivía en Londres que fui a jugar al fútbol un sábado por la mañana. Los partidos se organizaban en Regent Park. Era una locura. 100 partidos a la vez alrededor del parque. En mi equipo jugaba un hombre de 87 años. 87. A duras penas podía correr, pero no perdía un balón. Me dejó impactando.

El deporte es fuente de vida. Y así lo saben también las habituales chicas que sacamos todos los días aquí. Desde Shannon de Lima a Becky G. Todas practican deporte para cultivar su cuerpo y sobre todo para tener en paz su mente.

Hoy hablamos de Cristina Hurtado. La colombiana es de todo menos una persona poco activa. Siempre dispuesta a hacer deporte y siempre dispuesta a darlo todo. Ella es de gimnasio generalmente, pocas veces la vemos disfrutar del deporte en el exterior.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Sonríele a la vida siempre, sube el ánimo, trata con amor a quienes te rodean y lleva a Dios siempre en tu corazón! . Feliz jueves 😘💕

Una publicación compartida de CRISSHURTADO (@crisshurtado) el

Hemos visto unas fotos donde sale con todo el pack. Las mallas, el top, y unos guantes que no pueden apretarle más las manos. Preparada para darlo todo y seguir sumando más minutos de ejercicio al cuerpo. Así luce ella de bien a sus 36 años. Poca broma. Un ejemplo a seguir. Va a llegar mejor que mi amigo de Londres a los 87 años.