“¡Cómo marca!”. El pantalón de cuero de Shannon de Lima

Marcar curvas es lo suyo

Que te inviten a una fiesta, a una celebración, a veces, no es motivo de regocijo. La puesta en marcha y la preparación al evento genera estrés. Nervios e inseguridades. Es lo que tiene no estar acostumbrada a este tipo de saraos y eventos. La vida del común de a pie. A Shannon de Lima no le pasa esto. A la venezolana los eventos no le generan estrés, ¡como para ternerlo después de su trayectoria!

Tampoco tiene problemas de armario, ni de diseño ni de diseñadores para elegir atuendo. Todos quieren que la modelo vista sus creaciones. A una percha como la suya cualquier cosita le queda bien. 

¿Acaso pensabas que estaba exagerando?

Y normalmente, sus outfis, a los que nos tiene acostumbrados, de "cualquier" y de "cosita" tienen más bien poco. Además, necesitas lucir palmito, y saber cómo hacerlo es otro de los imprescindibles para salir mona en la foto. Demasidas condiciones para alguien de la calle. Tampoco sabemos con cuánta ilusión preparan estas apariciones. Y si ya es tan común en su existencia que el mero hecho de recibir la invitación no les roba ni un segundo de atención de sus ajetreadas vidas. O, si por el contrario, preparan con esmero y cuidado cada uno de los detalles de su apariciones.
Si miramos el lado profesional de estos saraos, la cosa pierde una chispa de interés. Aunque la empresaria, dedique parte de su vida laboral a ello. Es otra forma de trabajo. Son más horas de flashes, de objetivos y de lo de siempre, en sus vidas, claro. Más vestir para deslumbrar. Estar guapa más de lo normal. Pero a sus seguidores, eso les da igual. Sus incondicionales, los fieles de verdad le dedican mensajes de "divina" o "hermosa". Aunque sea trabajo. Y aunque ella, esté acostumbrada a todo esto.