Como recién salida de las aguas del océano, así luce Kim Kardashian

Un vestido fabricado a base de gotas de agua...¿imposible?

De sobra son conocidas las estravagancias en la vida de esta familia. El clan Kardashian nos tiene acostumbrados a tanto, que cuando parace que no puede superarse, vuelve a sorprendernos y a hacerlo. Esta vez, la más mediática de la familia es la culpable de hacernos abrir los ojos muy mucho. Y es que no hay nada como ser famosa y contar con amigos famosos que puedan prestarte trapitos especiales para ocasiones no menos especiales. Llamarse Kardashian y llevar un vestido de Thierry Mugler puede parecerte que no es lo más. Pero si el diseño es el primero del autor en veinte años, la cosa cambia un poco, ¿no?. Y, si además de ser el primero, el diseño es tan espectacular que consigue emular a una Kim recién salida del mar, hay que reconocer que ella, aunque con ayuda, ha vuelto a hacerlo, ha conseguido volver a dejarnos con la boca abierta.

 

La imagen de una sirena en tierra, ¿no crees?, aunque bien es cierto que sus estilismos dejan poco a la imaginación...

 

 

Las curvas de Kim, dignas de un Óscar de la anatomía femenina si lo hubiera, son su seña de identidad, y las luce con orgullo. El diseño de Thierry no sólo ensalza un busto generoso y una cinturita de avispa sino que además ensalza las más que amplias y comentadas caderas de la influencer, todo ello adornado con esos cristales que emulan las gotas de agua después de un baño en el mar. La segunda de las cinco hermanas no deja ningún detalle al aire, y consciente de su look acuático, lo acompaña de un peinado de apariencia efecto mojado que casa a la perfección con su puesta en escena. Los más de tres millones de likes que ha recibido desde que ha publicado la fotografía, o los comentarios de sus seguidores como "insanamente hermosa", "expectacular" a bien seguro que hacen que su autoestima, ya de por si elevada, continue en ascenso.