¡Cómo tiene tan poca vergüenza! China Suárez montando salvaje en la playa

La argentina lo dio todo, dejándose llevar, en compañía de un buen amigo

El mundo es para los valientes. Está claro. Quien no afronta las cosas con valentía y con ganas de superación no supera los problemas que la vida trae. Hay que ser valiente siempre. Sobre todo, porque la vida cada vez se está poniendo más complicada. Sobre todo, porque en la valentía está la fuerza que sacamos cada día para seguir avanzando.

Decía un tío de mi padre que “de valientes está lleno el cementerio”. Pero a mi abuela, su hermana, siempre le gustaba responder que “no hay que confundir valentía con estupidez, que siempre te ha pasado lo mismo”. Una de las mejores respuestas que se han podido dar. La cara de mi tío era un poema siempre que mi abuela le decía eso. No por no sentirse valiente, si no por sentirse estúpido.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

🧞‍♂️ @nantolin @bettinafrumboli @juanmacativa @malapeluqueria

Una publicación compartida de China Suarez � (@sangrejaponesa) el

La China Suárez ha sido valiente toda la vida. Lo fue desde niña y desde que siendo muy joven creció demasiado rápido. Se convirtió en estrella en Argentina. Salía en la televisión y en el instituto le hicieron la vida imposible. Era la estrellita y generó envidias entre sus compañeros que no pararon de hacerla bullying. Ella lo superó y prosiguió con su carrera como actriz.

Llegaron después muchos éxitos y mucho reconocimiento en su país de origen. Ahora incluso ha grabado una serie para HBO y se prepara para el salto internacional. Ha dejado madurar su carrera para que el tiempo ponga todo en su camino.

Se casó con el actor chileno Benjamín Vicuña y juntos protagonizaron el año pasado unos de los films más vistos en toda Sur América ese año, “El hilo rojo”.

Hemos podido ver a la China Suárez montando a caballo en la playa. Con su buen amigo el corcel demuestra que es valiente. Que le gusta ir en la vida al igual que un caballo en una carrera. Con prisa pero con seguridad. Con la seguridad que te da el hecho de haber superado más de 100 adversidades en la vida.

 

No es estupidez, es valentía. Y de ellos, los cementerios se muestran orgullosos.