Las cosas se ponen muy feas entre Taylor Swift y Kim Kardashian

Kim no tiene intención de dar su brazo a torcer

La historia del odio entre Taylor SwiftKim Kardashian y el tercero en discordia, Kanye West, se va conociendo por capítulos. Con la nueva entrega de esta ‘serie’ se acaba de saber que en lugar de dejar que las aguas se calmen la pareja de famosas sigue con el hacha levantada, en pie de guerra y sin ganas de terminarla, las cosas entre las dos se están poniendo muy feas.

Lo cierto que es que la idea de Kanye de insultar a Taylor en su single ‘Famous’ no fue para nada acertada, y eso que el marido de Kim la llamó por teléfono para avisarle de sus intenciones y 'pedirle permiso'.

Y cierto es también que la idea de Taylor de grabar esa conversación telefónica suena más a película de espías que a dos cantantes que intentan llegar a un acuerdo.

Pero a pesar de la negativa de Swift a que se la mencionara en esos términos en el single, West lo hizo y a partir de aquí se armó el Belén.

Kim ha defendido siempre a su marido afirmando que Taylor mentía sobre el contenido de la llamada telefónica, pero lo cierto es que Taylor tiene pruebas. Desde el fin de semana pasado se conoce el contenido de esta llamada telefónica gracias a ‘una supuesta filtración’.

Desde entonces la del clan Kardashian no ha dejado de dar leña a Taylor a través de sus redes sociales, las cosas entre ellas van de mal en peor.

Mientras la empresaria multimillonaria continua defendiendo a su marido, la publicista de Taylor ha entrado en escena comentando lo más obvio: la cantante nunca dio su permiso para que se la insultara, ni siquiera en una canción.

A buen seguro que la réplica del matrimonio no tardará en llegar, aunque después de conocerse el contenido de la conversación tienen poco margen para intentar defenderse. A veces una disculpa a tiempo es lo único que se necesita para evitar males mayores, ¿no te parece, Kim?