¡De cuclillas! Bella Thorne no quiso que lo vieras así ¡pero lo enseñó!

Se supera en cada una de sus apariciones

¡Qué sería de la actriz Bella Thorne sin sus dosis de provocación y sin el modo tan particular que tiene de hacerlo!, pues que se convertiría en una del montón, y eso no va con ella. Ya sólo con salir de cuclillas y enseñar lo que enseña es demasiado… ¡y además con botas kilométricas con las que los pantalones sobran!

Se nota que desde que se ha inclinado por una versión más adulta de su cine su vida ha cambiado por completo. No es que antes fuera una malva que no abriera la boca, es que venir de Disney le dejó ese daño colateral que ya se ha encargado ella de curar.

Vale, lo suyo no es lo de todas y al vestir, tampoco. Ni botas rojas que se atan con cintas, ni mini que no es mini, ni de cuclillas en una silla porque esto es lo de siempre con Bella. Lo raro es que tape con su mano lo que no quiere que veas, ¿menudeces ahora con alguien que no se corta ni un poquito?

Eye liner eterno, colgantes y abalorios hasta decir basta y tirantes, ¿alguien tuvo ojos para el pendiente de su nariz o las miradas siguen las miradas en la mano de la actriz?

¡La actriz quiso enseñarlo de una forma diferente a como lo hace siempre!

¿O qué os pensabais?

Pues sí, Thorne estrena otro piercing en el cuerpo, en la cara, de esos que se hacen por debajo del cartílago de la nariz y que lo han bautizado con el nombre de septum, un nombre algo tétrico que le va como anillo al dedo a una actriz con un lado oscuro muy desarrollado.

Otro accesorio más en un cuerpo que no anda escaso de ellos. Aunque normalmente no se anda con tantas vueltas a la hora de enseñar nada, ¿verdad?