¡Cuidado con este plano! Lele Pons arriesga: ¡Tápate! Y no hace caso

La perfección no existe, pero ella no parece enterarse

Para que en una fotografía salga todo bien hace falta algún que otro intento, triunfar a la primera en las instantáneas casi que es una quimera. Con Lele Pons pasa lo mismo, la perfección tiene sus horas de ensayo.

La humorista muestra el resultado final de su publicación después de dar muchas instrucciones a la persona que está al otro lado. Le dice cuál es su mejor perfil, estudia los planos para dar con el adecuado y no se da cuenta de que el verdadero peligro está en el modelito que ha escogido para posar, ¡Lele se ha pasado!

Se puede permitir el gusto y el gasto de un traje de alta costura, de los Chanel que sólo unas pocas se atreverían a llevar, entre ellas la influencer. Un charol rosa que constriñe su cuerpo con un top de tirantes ¿demasiado largos? ¿Táctica de distracción para todo el que la mira y no eche cuentas de todas las horas que han pasado hasta conseguir el resultado deseado?


Más de uno recomendaría un chal para cubrir el tono fosforito, pero como siempre, Lele arriesga y no hace ni caso. En temas de estilismos e ironía la que manda es ella.

Postura un poco complicada, peinado más difícil todavía y órdenes y más órdenes a la fotógrafa que dista mucho de ser profesional, ¿acaso pretende imposibles con los elementos con los que cuenta? ¿O se fía demasiado de su físico para saber que al final todo va a salir bien?

Lo de apostar y salir victoriosa en cada una de sus apariciones siempre le sale bien y esta vez no iba a ser menos. Planos que se ajustan y prendas que lo hacen más sirven para tener contentos a todos sus seguidores, que ya sabemos que alegrar la vista va más con ella, lo de taparse se lo deja a otras.