Daniela Ospina nos enseña el tatuaje en el sitio más escondido posible

Subió una foto con su pijama más cómodo , !se ve todo!

Daniela Ospina está alucinando y riéndose a la vez. James Rodríguez va a ser padre por segunda vez pero no va a ser con su pareja, con Shannon de Lima. El colombiano ha alquilado un vientre para ser padre a través de este discutido método, más en un país católico como es Colombia. La venezolana Shannon de Lima aún no se ha pronunciado al respecto. Ni si quiera sabemos si aceptará ocuparse del pequeño.

Ospina siente satisfacción personal, pues ella si fue madre junto con James Rodríguez sin necesidad de acudir a terceras personas. Eso la hace feliz hoy, pues esa decisión le dio lo que ella considera lo más importante de su vida: su hija.

Daniela Ospina pasa los días con ella y junto a su familia han hecho de su vida una autentica alegría. A pesar del duro golpe que para ella supuso dejar la relación con el que era su marido, James, ahora ha superado el bache y podemos verla más feliz que nunca.

Se ha convertido en una de las personas más seguidas en todo Colombia y su forma de ser natural ilumina Instagram en cada publicación que nos regala. Desde su look cuando va al gimnasio, hasta su forma de pasear por la calle o su día a día con su pequeña princesa. Todo lo que Ospina sube a Instagram se convierte en tendencia. Las marcas lo saben y ya la siguen y la ofrecen colaboración como si fuera una famosa más.

En su ultima foto podemos verla de espaldas. Con una camiseta que intuimos es la parte superior de su pijama, si no su camisón. Más sensual no puede ser y más ideas malas no nos pueden dar al verla. Además hemos podido ver el tatuaje que luce en su parte interior del brazo. Una corona muy parecida a la que tiene James Rodríguez.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

“La libertad no es más que la oportunidad de ser mejor” - Albert Camus

Una publicación compartida de Dani 👯Salomé (@daniela_ospina5) el

Y es que hay cosas que la vida no puede borrar ni con láser. Lo que pasó, pasó. Es mejor asumirlo y dejarlo ser. Y si además es un tatuaje que te queda perfecto, mejor que mejor.