De admirado a odiado: hecha pública la intimidad de Silvester Stallone

El actor no ha sido el único estigmatizado en Hollywood

Pocos actores han tenido la longevidad y el reconocimiento tan masivo del público de diferentes generaciones como Arnold Alois Schwarzenegger o Sylvester Stallone, ambos intérpretes de acción (con excepciones), cuyas películas fueron éxitos asegurados durante las décadas de los 80 y 90 y que aún hoy siguen siendo cabeza de cartel de las escasas películas que producen o en las que actúan. Y a los dos la política les ha presentado importantes dolores de cabeza.

En el caso del mítico ‘Conan, el bárbaro’, el T-1000 de ‘Terminator’ o el mayor Alan ‘Dutch’ Schaeffer en la legendaria ‘Depredador’, la elección fue consecuente y por decisión personal; es decir, el intérprete austríaco decidió meterse en el meollo político a raíz de ingresar de lleno en el Partido Republicano de Estados Unidos. Fue allá por 1988 cuando se manifestó a favor de una de las dos partes estadounidenses al acompañar a George H.W.Bush en un mitin político; y ese interés en estos lares le llevó a ser elegido en 2003 Gobernador de California con una gran cantidad de votos a favor.

Pero lo de su homólogo Stallone ha sido muy diferente y en cierta medida bastante más traumático, ya que a ‘Rocky’ y ‘Rambo’, entre otras, le están lloviendo las críticas, algo que no desciende en redes sociales, por meterse en el club privado ‘para ricos’ de Donald Trump. A nadie le ha importado que el actor haya ingresado sin con ello inmiscuirse en asunto político alguno, sino que las críticas se han centrado sobre él en la vinculación directa que este club tiene con el ex presidente republicano.

Y es que Stallone ha pagado 200.000 dólares por ser miembro del club Mar-a-Lago, propiedad de Trump. Lo cierto es que lo de Stallone responde a que ha querido ingresar en este selecto complejo debido a que recientemente se ha mudado a Palm Beach, Florida, que es donde se encuentra el citado recinto de lujo. Sin embargo, incluso algunos de los más acérrimos seguidores del actor se han mostrado desilusionados con la decisión de su ídolo, por las connotaciones políticas que puede representar.