La debilidad de Antonella Rocuzzo que Messi ¡no sabe!

Después de tantos años, y ahora esto

Lo de ser la pareja del crack del Barcelona Lionel Messi y estar en el ojo del huracán todo el santo día, tiene lo suyo. Lo mismo tampoco es fácil ser el marido de Antonella Rocuzzo y lidiarla todos los días con una mujer como ella, que también se puede ver así. La cosa es que los dos están día sí y día también en la palestra y que no siempre lo que escuchan es lo que les gustaría oir.

El caso es que Antonella atrae, llama la atención, y no sólo por marido. Antonella es guapa, y aunque es cierto que su físico ha ido mejorando con el paso del tiempo gracias a la ayuda del bisturí. Y es sólo que se hable de su aumento de retaguardia o de la operación de cirugía con la que mejoró su nariz, para nada. Cuando se habla de ella, de Antonella, se habla también de estilo, de glamour, de saber vestir y lucir como ninguna.

Lo mismo, estar impecable, lucir como ninguna es el precio que tienen que pagar algunas por ser quien son o por ser ‘pareja de’. Y es en este intento de perfección, corporal y estilística, donde se ha descubierto la mayor debilidad de la mujer del futbolista. Antonella se pirra por los zapatos, por el calzado en general, por sandalias, zapatos de salón o plataformas del tipo que sea y para cualquier estación.  

 
 
Ver esta publicación en Instagram

SUMMER SALE🔝🔝🔝🔝 @sarkany.es Www.sarkany.es ❤️

Una publicación compartida de Antonela Roccuzzo (@antonelaroccuzzo) el

Debe ser que el intento fallido de convertirse en mujer de negocios a base de la venta de zapatos de lujo le ha llevado a la compra compulsiva de pares de zapatos con los que acompañar cada uno de sus estilismos y continuar siendo considerada una de las mujeres más fashion y atractiva del panorama futbolístico. Que por fondo de armario de zapatos no sea.