“¡Dejó el botón sin abrochar!” A Elizabeth Loaiza se le salen

Es lo que tiene relajarse de más

De los trucos más viejos del mundo es hacerse la despistada, el ver si cuela y la cosa pasa como un simple olvido y nada más. Y es entonces cuando, a veces, que no siempre, la gloria llega en forma de distracción, y otras, cuando de verdad son un despiste de los que nos ponen rojas, de los verdaderos, es cuando no se encuentra sitio adecuado en el que esconderse. Elizabeth Loaiza anda sobrada de tablas y algo más corta en recato, unas veces por su profesión, y otras, por abrir el apetito, es lo que tiene estar en lo más alto. Y como ahora es imprescindible ser la protagonista de cuantos más selfies mejor, de publicarlos y de gritarle al mundo lo mucho que te favorecen y lo bien que sales retratada, va la modelo y no sólo se autorretrata, se acompaña de uno de esos olvidos que rara vez lo son.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Pijama @percheroni_official @percheroni_official ❣️❣️❣️🔝

Una publicación compartida de Elizabeth Loaiza Junca (@elizabethloaiza) el

Y es que la colombiana es la imagen de muchas marcas, entre ellas de una casa de pijama. Y como la ocasión la pintan calva, nada mejor que no terminar de abrochar todos los botones de la chaqueta, que con la excusa de la postura, con la idea de selfie que viene, selfie que se publica y se va, se puede enseñar algo de piel, que soliviantar ánimos y provocar críticas ya son un triunfo. Y como sabe que no tiene que conformarse con la abertura del pijama, la piloto de helicóptero deja claro quién es la reina de los posados, de las fotografías y de los retratos. Que sin gota de maquillaje se puede aparecer divina, que si las pecas en la cara son lo más, las cejas anchas tampoco se quedan atrás. Y todo esto con un simple despiste, o un autorretrato, como más nos guste creerlo.