¡Demasiado tamaño! Demi Rose rompe el vestido ¡en plena calle!

El gusto por lo mini puede provocar esto

Con la excusa de dar gusto a todos sus seguidores y seguir la misma línea de siempre en su vestuario, Demi Rose se ha metido en un problema, aunque lo mismo para ella, ha sido todo un acierto.

Y es que a medida que se le van acabando las ideas sobre cómo sorprender, o cuando el tiempo no permite el uso de esos bikinis tan minis que forman su fondo de armario, Demi echa mano a las tallas pequeñas para que la gente que la ve, gire la cabeza a su paso.

Lo cierto es que no debería esforzarse tanto, porque, con todo lo que la naturaleza –salvo cirujano que diga lo contrario- le ha dotado, ni precisa trajes de baño mini, ni tallas menos ni nada de nada, lo suyo salta a la vista.

Pero como la modelo es reconocida por tener curvas elevadas al cuadrado y quiere seguir siéndolo, de vez en cuando tiene la feliz idea de salir a la calle con un vestido roto. O hacer que se rompa en medio de la calle, que también es posible dado el gusto de la curvy al tallaje de por lo menos cinco tallas más pequeñas de las que le corresponden en realidad.

De esa guisa la hemos pillado hoy, con un vestidito que no nos atrevemos ni a pensar en cómo ha sido capaz de meterlo en su cuerpo y que en plena calle, el vestido ha estallado, se ha roto en cien agujeros que dejan a la vista lo que hay debajo. 

¿Estrategia de la maniquí, fallo en la confección o equivocación en la talla?

Cualquier variable es posible tratándose de ella, pero, como se puede comprobar, ni se corta un pelo por el momento ‘tierra trágame’ ni corre a taparse.

Porque en el fondo le gusta que la gente sepa lo que tiene,¡ cómo si fuera posible ignorarlo!