¡Demencial! A Demi Rose no le cabe nada: ¡Esto va a estallar!

La modelo vuelve a escandalizar con su tamaño

Demi Rose ya no sabe qué hacer con su vida para gritarle al mundo entero que la curvy por antonomasia es ella y nadie más.

La modelo del cuerpo imposible y de los modelitos más imposibles aún está empezando a cansarse de tener que lidiar con unas y con otras, con toda la que copia su gusto por las grandezas corporales, con o sin ayuda de cirugías.

La competencia más dura llegó con Anastasiya Kvitko, pero después de que la rusa apareciera en escena, otras glorias se han sumado a la lista de las más voluminosas dispuestas a echar a Demi de su lugar, aunque les va a costar mucho trabajo, está claro.

La modelo ha recurrido a las fotografías y a las poses para decirle a sus seguidores lo que no les ha dicho con palabras, que la miren, que se deleiten y que comprueben que como ella no hay dos.

Atardeceres en bikini de los muy pequeños, vestidos con escotes de vértigo y leggins que amenazan con romperse de un momento a otro dado el tamaño de su retaguardia, así se las gasta Demi.

Y para evitar dudas y titubeos, la curvy ha decidido publicar una fotografía de dos momentos diferentes en su vida en la que se le puede ver de frente y de espaldas. Para que se vea que lo de delante, tiene el mismo tamaño que lo de detrás. Y, efectivamente, la cosa es así.

Imposible un gramo de naturaleza más en un vestido rojo que marca retaguardia como ninguno, y más imposible aún una pizca más de delantera en el balcón de otro blanco por el que, si Demi no lo remedia, van a terminarse por salir.

Prendas que revientan, vestidos que estallan y ojos de sus seguidores que se alegran de todo lo que ven, de esto va la vida de Demi.

Y todos, tan contentos.