¡Demi Rose se baja la cremallera! Foto revolucionaria

Ni botones ni cremalleras van con lo suyo

uando ya pensábamos que las cremalleras, botones y los demás elementos de cierre no eran apropiados para determinados cuerpos, va Demi Rose con la gracia y el desparpajo de siempre y echa por tierra nuestra teoría.

Se nota que la modelo tiene tablas en esto y se nota que sabe lo que puede llevar y cómo, los despistados somos nosotros al creer que ella no se iba a atrever con nada de esto.

Y en realidad no es que sea cuestión de atrevimiento u osadía, la cosa es que su cuerpo, su volumen y sus curvas no aceptan someterse a cierre alguno, que prefieren la libertad que les da Demi y que eso de ocultar, ni va con sus curvas ni con su dueña.

Porque la curvy siempre encuentra solución a una talla tres veces más pequeña, a unos shorts que estallan como el que no quiere la cosa o a unos bikinis que no dan de si para todo lo que tienen que dar, y esta vez, ha vuelto a dar en el clavo.

Dice Demi que cuando algo no se puede cerrar lo mejor es dejarlo abierto. Y la verdad es que suena muy obvio y sencillo, pero si pensamos que a lo que se refiere es a las prendas que lleva puestas, la cosa cambia de color.

Si un botón no abrocha nada como dejarlo sin abrochar como si fuera despiste y si una cremallera no cierra porque el tamaño de su delantera no lo permite, lo mejor es no forzar, dejarla a medio camino y hacer como si aquella fuera la última tendencia y la nueva moda, que no hay necesidad de proclamar a los cuatro vientos la verdad.

Y así con la cremallera en la mitad de sus curvas y con la tranquilidad de saber que gusta lo que se ve D