Demi Rose se da la vuelta ¡y no le importa que la vean así!

Se nota que su estilo ha cambiado

Las dudas no nos dejan vivir desde que hemos descubierto la última publicación de Demi Rose. O ha cambiado de estilista, o se ha inclinado por otro estilo o se ha cansado de lo de antes, no hay más posibilidades.

Lo mismo por eso de estar en Tulum disfrutando de aguas azules y cristalinas ha decidido conjuntarse con el paisaje, echar mano a su fondo de armario y buscar un modelito que hiciese juego con los mismos tonos. Del azul más oscuro hasta llegar al más claro pasando por el verde e incluso llegando al rojo, Demi se ha transformado en el doble del arcoíris para dar la nota.

La verdad es que no era necesario tanta puesta en escena porque la parte de atrás de su espalda sigue siendo el objetivo de los ojos de todos sus seguidores y ella sigue alimentando la vista, se nota que la curvy es detallista a más no poder y sus 12 millones de seguidores saben cómo agradecérselo.


Que ha cambiado su forma de vestir está claro. Ha abandonado los bikinis mini por vestidos largos, el total black por el colourful y el menos telas es lo más por vestidos hasta los pies que no dejan ni un ápice de piel al aire. Ni manga corta, ni escote ni abertura lateral. Nada

¿Es sólo una percepción de nuestros ojos o el resto también ve lo mismo?

El caso es que el estilo habrá cambiado, pero las técnicas que utiliza para alegrar la vista siguen siendo las mismas…

Se da la vuelta, mira como quien no quiere la cosa al objetivo, sonríe, cierra los ojos y deja que la cámara capte su ¡inmensidad! Y lo cierto es que es una táctica vieja, pero funciona.

La modelo del cuerpo imposible sigue siendo la misma y teniendo lo mismo se ponga lo que se ponga, hay cosas que por mucho que se quiera no se pueden ocultar.