Demi Rose elige mal la talla: ¡Demasiado pequeño!

Otra forma de dejarnos claro todo lo que tiene

Que Demi Rose se gusta y está encantada de haberse conocido es algo que es imposible negar. Está encantada con sus súper curvas, encantada de que no le guste la ropa y que en sus posados eso sea lo de menos y encantada de hacer que nos llevemos la mano a la boca cada vea que vemos una de sus publicaciones.

Y aunque todo suena fantástico en la vida de la modelo curvy y aunque algunas nos morimos de la envidia por todo lo suyo estamos seguros de que hay algo que le tiene preocupada a Demi. Algo que nunca dice pero que a bien seguro piensa.

Y es que, si se parase a pensar en frío la cantidad de prendas que no soportan su volumen, las costuras de pantalones que se han roto por no poder con aquello, los leggins de sólo un uso porque dos son demasiado y los tops basados en un hilo porque su delantera no aguanta más, la cosa no se ve tan de color de rosa.

Que al final, aunque se pase viajando media vida el invierno llega y el frío también, y a ver quién es el diseñador que se atreve a tapar todo lo que tiene ella. Y a ver cómo aguantan, y a ver cuánto y a ver cuándo se romperán para volver a dejarlo todo al aire, ¡vaya dilema el tuyo, Demi!

Lo mismo Demi debería dejar de empeñarse en usar prendas varias tallas menores a las que en realidad necesita para que los tops puedan terminar de subirse y dejar de enseñar, para que las mini faldas queden en mini y no en cinturones anchos y para que los jeans no estallen a la hora de subir escaleras, este es el truco.

A pesar de problemas de vestuario, que Demi está feliz consigo misma es un hecho. Sólo hay que ver la seguridad con la que posa y la sonrisa de su cara. Y nosotros también lo estamos de verla, para qué vamos a mentir