Demi Rose no lleva nada debajo y se ve en esta foto

Le gusta que le veamos así

No sabemos qué va a ser de Demi Rose a medida que se acerquen las Navidades y se proponga regalarnos publicaciones como las suyas, o se le acaban las ideas para deleitarnos, o se atreve con el ‘más difícil todavía’ si es que es posible.

Parece que no le basta ir escasa de ropa, ni llevar hilos convertidos en bikini ni escoger mal y adrede la talla de todos sus tops para que no podamos quitar la vista de su perfil, parece que la modelo no anda para nada corta en ideas de cómo soliviantar ánimos. O nos quiere poner a prueba, que también es posible.

Dicen que es mejor insinuar que pasar directamente a enseñar, y se ve que ha llegado a oídos de la curvy y que lo quiere poner en práctica. Porque, para ser sinceros, lo suyo es enseñar, ir al grano sin perder mucho tiempo que lo de insinuar está bien, pero para tamaños más pequeños.

Y con esta premisa, la maniquí ha recurrido a su fondo de armario, pero sólo ha buscado una prenda, que lo mismo dos ya eran muchas.

Ha acertado de lleno con el vestido, con la talla y con el estilo. Le queda perfecto, se puede ver que hay donde tiene que haber y que retaguardia y delantera no pierden para nada su protagonismo.

Pero como la cosa va de regalos, se nota que Demi ha olvidado la ropa interior, debajo de su vestido ¡no hay más ropa, no hay nada!


Ni tiras que indiquen la existencia de un bikini, ni marcas que lo delaten. Nada.

Flores y flecos situados en los lugares estratégicos de su cuerpo para evitar censura, que no por pudor, y transparencias en el resto, que se note que de recatada Demi tiene más bien poquito.

Todo un acierto y todo un regalo para la vista, a disfrutarlo.