¿Demi Rose con vestido mini y sin nada debajo? ¡Qué escándalo de mujer!

Le gusta celebrar de esta forma

Cualquier excusa es buena para ponerse de tiros largos y lucir como si fueras al mayor sarao de la historia con la mayor concentración de glorias y glamour. De eso Demi Rose sabe un rato.

La verdad es que los excesos con la indumentaria de la modelo son más bien pocos, al contrario y por ‘la falta de’, sí que podríamos decir, pero lo hace tan bien y de forma tan natural que ni siquiera podemos poner un pero a eso.

Se mueve con soltura y gracia y eso que menear, aunque sea despacito, una delantera y una retaguardia de ese calibre nos parece una obra de ingeniería, pero ni con esas la modelo pierde ni un ápice de savoir faire.

Le gustan las salidas con amigas, le gusta celebrar y le gusta arreglarse cuando toca, como en el Día de Acción de Gracias en donde la curvy echó mano a su fondo de armario y dejó boquiabierto a todo el que se cruzó en su camino.

Porque a pesar del frío, a pesar de las temperaturas, seguro que Demi fue el centro de todas las miradas en la mesa con el modelito escogido para la ocasión.

Y no por lo mini, que lo era y mucho, y no por el volante que llevaba a la altura del pecho no sabemos si con la intención de esconder de algún modo el tamaño ni tampoco por el color blanco como si fuera a pasar por el altar.

Demi dejó a todos asombrados cuando comprobaron que dado lo ceñido del vestido era imposible llevar nada debajo de él.

Sin bikini y sólo con un vestido mini Demi triunfó más que la receta de pavo en el día en el que él es el protagonista. Aunque lo cierto es que para la maniquí, todos los días son sus días.