¡Qué desastre!, Oriana y Dybala la lían

Disfrutan juntos pero se olvidan de lo que sucede alrededor

La participación de Paulo Dybala en la Copa América ha permitido que el jugador de la Juventus, con permiso expreso, siga de vacaciones a estas alturas del verano junto a su pareja Oriana Sabatini. Ambos disfrutan de la tranquilidad de la costa y el mar de las islas Turcas y Caicos​, y estos días se dejan ver con frecuencia en bañador. Y eso que no le faltan rumores asociados a su persona. A La Joya se le ha relacionado con diversos clubes de Europa, también como un posible descarte de su nuevo entrenador en el equipo transalpino, Mauricio Sarri, o asociado a un descontento personal que favorecería su salida. Ninguno cierto o al menos ha llegado a puerto: el argentino se vestirá de bianconeri esta temporada.

Tal vez por esa tranquilidad de saberse fuera de los focos mediáticos, el genial futbolista se ha dedicado a su otra pasión: su espectacular novia. Oriana Sabatini que recientemente pedía a gritos encontrarse con su chico en la arena, en una fotografía en blanco y negro que la retrataba espectacularmente sensual, y este le correspondía con una quedada inminente, ya está con el futbolista y, a tenor por cómo se miran, bien podría decirse que la conexión entre ambos es de alto voltaje.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

In the island 🏝☀️

Una publicación compartida de Paulo Dybala (@paulodybala) el

Será por el tiempo perdido o porque simplemente se desean, pero el caso es que ambos han posado juntos y mojados en un archipiélago con evidentes marcas de sol en sus respectivas pieles. Se han quemado a conciencia, y eso solo puede significar una cosa: han concentrado tanto su atención en e otro que no han tenido ni tiempo para protegerse del astro rey.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

summer vibe

Una publicación compartida de の 尺 ノ ム 刀 ム (@orianasabatini) el

A buen seguro que los dos pasarán una noche complicada en el hotel tras semejante calentón… o no. Puede que el mismo subidón sirva de acicate para desbordar la pasión, y que esta sea tan sofocante que ni las quemaduras de la piel sean obstáculo para dejarla libre una vez más. Pronto volverán a sus respectivos deberes profesionales y estos últimos momentos de tranquilidad los están aprovechando. A conciencia.