El descuido de Ariadna Gutiérrez en plena calle que enseña ¡lo más íntimo!

Y sigue como quien no quiere la cosa

No imaginamos la cara del conductor de autobús cuando haya llegado a la parada. Su día de suerte o el espejismo que te gustaría encontrarte todas las mañanas mientras trabajas. De lo de si no lo veo, no lo creo. Menuda alegría a la vista encontrarte con Ariadna Gutiérrez esperando el autobús y queriendo pagar el billete para asegurarse el paseo. Y es que encontrarse con la number two en el podio de Miss Universo hace ya algunos años debe ser uno de los deseos más pedidos cada vez que se tiene la posibilidad de pedir uno. Que semejantes especímenes tan sólo se pueden contemplar en raras ocasiones y que las ocasiones en las que se pueden ver, no se pueden desperdiciar. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Everything pink mood💕

Una publicación compartida de Ariadna Gutierrez (@gutierrezary) el

Y así como la que sale todas las mañanas de su casa con destino al trabajo, con esa sensillez y esa naturalidad, así nos encontramos a la modelo, pero en versión sofisticada. Porque vamos, ya sólo levantarte y enfundarte en un modelito como el que lleva la maniquí, tiene lo suyo. Que ya no se trata del color pink, rosa chicle o fosforito del estilimo en cuestión, sino del exceso de estilo y glamour para un transporte colectivo. Que lo de la camisa anudada a la cintura a esas horas de la mañana es un extra al que no sabemos si nos va a dar tiempo, que con abrocharla y evitar enseñar lo que no queremos, tenemos más que suficiente. Que no sabemos si lo que asoma en el escote de Ariadna es un top, la parte superior de su vestido o un descuido de lo más estudiado. Porque en esto de jugar a lo que se ve y es o puede llegar a ser, la colombiana es toda una experta. De las que espera al autobús, aunque sólo sea para tomarse la foto.