El desnudo de Ana Lucía Domínguez con una cofia de monja: “¡Qué fuerte!”

La actriz cambia de registro

La verdad es que el mundo del disfraz da mucho juego. Ser otro personaje durante un breve periodo de tiempo sin necesidad de cambiar. Prácticamente todo es posible. O tratar de experimentar lo que se puede llegar a sentir en la piel de otra. Y en eso las actrices nos ganan por goleada al resto. Ana Lucía Domínguez ha cambiado de registro. Ha decidido pasar de su Tuti de Señora de Acero a otro papel. Y la verdad, no le cuesta nada, gajes del oficio. La actriz se ha vestido de monja, se ha convertido en religiosa por un momento. La oportunidad de probar lo celestial sin abandonar lo mundano, con alguna pequeña diferencia. 

La modelo ha decidido vestir sólamente la cofia de monja para emular a una de ellas. No se ha acordado del hábito, no ha pensado en él. Ha sido un olvido selectivo, pensado y meditado, sin más. Y es que, si lo hubiera hecho, si lo hubiera llevado, no estaríamos contemplando parte de su cuerpo desnudo. Ni tampoco estaríamos viendo unas cortinas de flecos que tapan sólo y estratégicamente la zona de su pecho. Una puesta en escena de lo más sensual, teniendo en cuenta lo contrario de los protagonistas de esta escena pero con un bonito resultado. Y es que, como ella misma ha dicho, a la gente, a sus seguidores, le gusta la sensualidad. Independientemente de ser hombres o mujeres. Lo atractivo y sensual siempre obtiene muchos "likes", siempre vende. Quizás por eso el motivo de esta publicación, quién sabe. O quizás por ensayar para un próximo papel en una próxima serie. Sea como sea, a la actriz de la serie Pasión de Gavilanes no le hace falta pedir con la mirada al cielo, porque ya lo tiene todo. No hay más que verla.